Caminito del Rey, en el Desfiladero de los Gaitanes (Málaga). | Frank Anschuetz / ISTOCK

Un paseo por las nubes, las excursiones y escapadas con las vistas más impresionantes de España (a prueba de vértigo)

Ya lo advierte la doctora María Neira –directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS– en una charla TED: las micropartículas y químicos que respiramos a diario afectan negativamente a nuestros órganos, incluyendo el cerebro. Mientras esperas medidas efectivas de ayuntamientos, comunidades autónomas y gobiernos para mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades, no te quedes sentada y aprovecha la menor oportunidad para darle un respiro a tus pulmones. 

Laura Potrony | Woman.es

Escapadas y excursiones hay infinitas, pero aquí te mostramos unas cuantas opciones que te elevarán del suelo y te ayudarán a ganar perspectiva. No te las pierdas.

Caminito del Rey (Málaga). Considerado durante años uno de los caminos más peligrosos del mundo, es un senda aérea de 3 km adosada a las paredes del Desfiladero de los Gaitanes y con una anchura de apenas 1 metro. Se inicia en Ardales, atraviesa Antequera, y acaba en El Chorro (Álora). Esta vía, a una distancia media de 100 metros sobre el río, se construyó porque la Sociedad Hidroeléctrica de El Chorro, propietaria del Salto del Gaitanejo y del Salto de El Chorro, necesitaba un acceso entre ambos saltos de agua para facilitar el paso de los operarios de mantenimiento, el transporte de materiales y la vigilancia. El rey Alfonso XIII visitó en1921 la presa del Conde del Guadalhorce cruzando el camino y a partir de ese momento la gente comenzó a llamarlo Caminito del Rey. Después de unos años de abandono, en 2014, la Diputación de Málaga inició su restauración y a finales de marzo de 2015 se reabrió al público.

Parte final del Caminito del Rey (Málaga). | PobladuraFCG / ISTOCK

Salto de la Reina Mora (Siurana, Tarragona). Recibe el nombre debido a la leyenda de Abdelazia, hija del valí de Siurana, que al llegar las tropas cristianas prefirió saltar al abismo del acantilado con su caballo que caer en manos enemigas. Según la tradición oral, al lado del precipicio aún se puede ver la marca profunda de la herradura del animal, creada en la roca cuando intentó frenar. Siguiendo los acantildos, también podrás acercarte a las ruinas del castillo de Siurana. 

Los acantilados de Siurana (Tarragona) han dado pie a numerosas leyendas. | peresanz / ISTOCK

Salto del Nervión (Álava). Con 222 m de altura, es la cascada más alta de la Península Ibérica. Si puedes acercarte en época de lluvias o deshielo –vascos y castellanoleoneses esperan tres o cuatro días de lluvias fuertes antes de ir hasta el balcón del mirador–, los likes están asegurados. Y si, además, tienes suerte, verás buitres leonados. De cara al buen tiempo, puedes optar por ir hasta la base, donde el agua impacta con la piedra. Si no llevas ropa de recambio, no olvides el chubasquero. 

El  Salto del Nervión, en Delika.  | David González Rebollo / ISTOCK

Congost de Mont-rebei (Lleida). Entre Aragón y Cataluña, el río Noguera Ribagorzana ha creado un inmenso corte de paredes verticales al atravesar la sierra del Montsec: el desfiladero de Mont-rebei, que se abre al sur en un anfiteatro de acantilados impresionantes. Recientemente acondicionado, puedes reservar aparcamiento y planificar la visita en Fundación Catalunya-La Pedrera.

El Congost de Mont-rebei, con el río Noguera-Ribagorzana. | Byelikova_Oksana / ISTOCK

Roque de los Muchachos (La Palma). Sus 2.426 m de altura hacen de La Palma la segunda isla más alta del archipiélago, tras Tenerife, y ha sido  una de las ubicaciones escogidas para el rodaje de “Good Morning, Midnight”, película dirigida, producida y protagonizada por George Clooney. El mirador, en la cima, es uno de los lugares del mundo con mejor cielo para la observación astronómica, por eso alberga el observatorio astronómico, una de las entidades más prestigiosas a nivel mundial para el estudio y observación del cielo, con una batería de  14 telescopios, todos nocturnos excepto 2 torres solares. A sus pies hay una gigantesca caldera volcánica de 1.500 metros de profundidad, la Caldera de Taburiente.

Paisaje volcánico en Roque de los Muchachos, el pico más alto de La Palma. | herraez / ISTOCK

Si sufres de vértigo, prepárate para la magnitud del espectáculo visual. Se puede caminar parte del sendero GR-131, que recorre todo el borde de la caldera. Si no hay nubes, podrás sacar una foto de Tenerife, La Gomera y El Hierro asomando en el océano.

Cascada de Colores, en el parque nacional Caldera de Taburiente (La Palma). | argalis / ISTOCK

Y ya que estás en el parque natural, no te pierdas la Cascada de Colores, un bonito broche a una ruta muy especial.

Relacionados