woman | El lujo de ser mujer

D.R.

6 hoteles clásicos de moda donde vas a querer dormir

Este lujo de alojamientos, que apuestan por interiorismos neoclásicos (unos más aristocráticos, otros más vintage), es un dechado de elegancia y glamour.

Isabel Loscertales | Woman.es

Hôtel de Crillon en París

Es uno de los hoteles más lujosos del mundo y ha reabierto tras cuatro años de reforma, en la que ha participado (entre otros) Karl Lagerfeld. El que fuera el refugio favorito de María Antonieta, resplandece con su estilo neoclásico, su arte y su nuevo spa. Para sentirte como una reina.

Reserva aquí.

D.R.

Sir Savigny en Berlín

A los hipsters también les gusta lo aristocrático, especialmente cuando se tiñe de estilo vintage y arty. Este nuevo hotel en el emergente barrio de Charlottenburg es buen ejemplo. Sus 44 habitaciones y suites y sus zonas comunes lucen tan bonitas gracias al trabajo de Baranowitz + Kronenberg y Saar Zafrir.

Haz tu reserva aquí.

Villa Soro en San Sebastián

Este bello hotel boutique, cuyas zonas comunes acaba de renovar la interiorista Bárbara Aulell (Espacio en Blanco), consta de dos edificios: uno de 1898 que es patrimonio histórico, y otro donde antes estuvieran sus caballerizas. Rodeados de un relajante jardín, acogen solo 25 habitaciones.

Reserva aquí.

D.R.

Gran Meliá Fénix en Madrid

La elegancia aristocrática de este selecto hotel (que inauguró Gregory Peck en 1953 y en el que durmieron los Beatles) reluce como nueva tras una cuidada reforma que ha actualizado su encanto british. Álvaro Sans está tras el restyling de sus 56 habitaciones Red Level, con bañeras de cuento, incluida la mítica Presidential Penthouse, de 200 m2 y del nuevo e íntimo restaurante Aduana.

Haz tu reserva aquí.

D.R.

The Lalit London en Londres

Este nuevo miembro de SLH (Small Luxury of the World) es bien peculiar: combina el carácter british más clásico (se ubica en un edificio victoriano) con detalles indios procedentes de la nacionalidad de sus propietarios. Su spa tiene camillas específicas para masajes ayurvédicos: lo más.

Reserva aquí.

D.R.

The Beekman en Nueva York

Glamouroso a rabiar, este nuevo hotel del Lower Manhattan se emplaza en un edificio del siglo XIX que fue primero teatro y luego librería, frecuentada por escritores como Edgar Allan Poe. El estudio de Martin Brudnizki ha respetado ese pasado cultural con un estilo nostálgico y mucho arte. Tiene un atrio espectacular.

Haz tu reserva aquí.

D.R.

 

La ciudad de Copenhague. | D.R.

Dinamarca está regalando viajes esta Navidad, cada día

Y esconde muchísimas sorpresas

Javier Domínguez | Woman.es

Dicen los estudios que las personas que viven en Dinamarca son las más felices. Esto es gracias al "hygge", un concepto que –pese a no existir traducción al español– habla del bienestar personal y de compartir momentos con los seres queridos.

Como las Navidades son la mejor época para sentirse bien y disfrutar con los tuyos, Scandinavian Airlines y Visit Denmark quieren exportar el "hygge" y ayudar al resto a conseguirlo con su nueva campaña, #FindingHygge.

AleksandarGeorgiev / GETTY

¿La manera? Como no podía ser otra, con un calendario de adviento. Sin embargo, en este calendario no encontrarás onzas de chocolate. Las sorpresas que se esconden detrás de cada número son muy especiales: sorteos de viajes a Dinamarca, cenas en restaurantes de lujo y todo tipo de planes familiares.

Si quieres participar puedes hacerlo aquí y tienes hasta el 25 de diciembre. ¡Aprovecha todos los días y descubre los premios!

Ryan Reynolds y Blake Lively en Disneyland. | GETTY

Los lugares más fotografiados de 2017 son... pura fantasía

Cuatro de ellos son parques temáticos o tienen que ver con el mundo Disney.

Clara Hernández | Woman.es

¿Qué localizaciones han sido las más fotografiadas del planeta en Instagram en 2017 y, por tanto, figuran entre las favoritas de los usuarios?

El informe que elabora anualmente la popular red social trae pocas sorpresas (los resultados son muy parecidos a los del año pasado) y contiene tres certezas: nos pierden los parques temáticos (Disneyland vuelve a figurar en cabeza) así como el universo Disney en todas sus modalidades, y Estados Unidos es imbatible (siete de los diez destinos que aparecen en el ránking son estadounidenses). 

Francia es el único país europeo que tiene presencia en el listado con la Torre Eiffel (con un digno cuarto puesto) y el Museo del Louvre (séptimo), mientras que Asia está representado... ¡por otro centro Disney, esta vez por el Tokyo Disney Resort de la capital nipona (una de las novedades de este año).

Mira el ranking completo: 

1. Disneyland, Anaheim, Estados Unidos

 

if you keep on believing the dream that you wish will come true✨ thank you @revolve #revolvearoundtheworld #believing

Una publicación compartida de Bridget (@bridget) el

2. Times Square, Nueva York, Estados Unidos

3. Central Park, Nueva York, Estados Unidos 

Central Park Today!!! Enjoy!! ================================= 📷 Shot Info📷 📸 @canonusa 🔸Lens: 16-35 🔹Shutter: 1 sec 🔸Aperture: F/14 🔹Iso: 50 ================================= 💥Member of 💥 @bnw_sundays AmiN @ig_nycity Member @nycprimeshot Member ================================= 🗽Special thanks to the Following hubs for the recent feature of my work: 👉👉 @bnw_planet 👈🏿👈🏿👈🏿 🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺🔺 I really appreciate all the support!! 🙏😊🙏🏼 ================================= #nbc #newyork #agameoftones #nbc4ny #newyorkcity #moodygrams #abc7ny #artofvisuals #justgoshoot #illgrammers #canonusa #chyrslerbuilding #grimace_586 #picoftheday #ny1 #cityscape #bigapple #wonderful_places #ourplanetdaily #neverstopexploring #nycprimeshot #fox5ny #ig_nycity #what_i_saw_in_nyc #topnewyorkphoto #icapture_nyc #nypostnyc #made_in_ny

Una publicación compartida de Louis Grimace Ortiz III (@grimace_586) el

4. Torre Eiffel, París, Francia

5. Tokyo Disney Resort, Tokio, Japón

6. Disney Magic Kingdom, Orlando, Estados Unidos

Today...is my birthday. . . So, I woke up this morning, and I rarely shower in the morning I usually shower at night and just do my face in the mornings. But today I decided to shower first. . . So I get in the shower and my phone starts blowing up. Missed calls and texts, I could see it lighting up but whatever, it's fine to enjoy a nice warm shower before work....I get out and look at my phone.... . . Kristyne (@kristynemarie ) is texting "let me in the garage" I'm thinking 🤷🏻‍♀️🤷🏻‍♀️ what the hell? Okay....So I let her in and up she walks in the equivalent of Pjs with my order of Starbucks coffee and Bagel bits filled with cream cheese for my drive to work 😭😍😭 . . Shout out to the best birthday surprise!!! Also. Sorry I messed up by wanting clean arm pits 🤦🏻‍♀️🤷🏻‍♀️😂 . . Coffee, carbs and cheese. Perfect!!! . . 📸 @faisonanne . . #styleisuniversal #igers_orlando #streetstylexdisney #disneymagic #disneybirthday #disneyphotography #meettheroyers #disneyfriends #disneybestfriends #disneystyle #disneysmallshop #wickedears #castlejump #disneycastle #cinderellacastle #disneylocal

Una publicación compartida de Meet the Royers (@meettheroyers) el

7. Museo del Louvre, París, Francia
8. Puente de Brooklyn, Brooklyn, Estados Unidos

N E U T R A L S on the Brooklyn bridge ❤️

Una publicación compartida de Emily Luciano (@emily_luciano) el

9. Disney California Adventure Park, Anaheim, Estados Unidos. 

Enjoying the last few months of Paradise Pier before it turns into Pixar Pier. What are your thoughts on the new revamp?

Una publicación compartida de ANDI SAKOWSKI (@andisakowski) el

10. Las Vegas Strip, Las Vegas, Estados Unidos. 

 

 

En cuanto a los destinos que han perdido interés para los 'instagramers' respecto a 2016 (o que han desaparecido del listado) figuran el Centro Panruso de Exposiciones de Moscú, el Muelle de Santa Mónica (California), el Central Park de Nueva York y los Universal Estudios. 

Instagram también ha facilitado el top 10 de ciudades más fotografiadas y donde figura la ciudad de Barcelona: 

1. Nueva York
2. Moscú
3. Londres
4. Sao Paulo
5. París
6. Los Ángeles
7. San Petersburgo
8. Jakarta
9. Estambul
10. Barcelona. 
 

Vista nocturna del río Chao Phraya, que atraviesa Bangkok de norte a sur. Es su calle más transitada. | D.R.

Bangkok, genial contraste

Descubrimos la capital tailandesa de la mano de Pandora. La firma de joyas personalizables hace tiempo que fabrica allí sus famosos charms. 

Ester Aguado|Woman.es

Abróchense los cinturones, abran la mente, prepárense para transpirar y disfruten: bienvenidos a una de las urbes más chocantes del planeta. Así es Bangkok, una ciudad de casi 9 millones de habitantes, en constante movimiento. Templos antiguos a la sombra de modernísimos centros comerciales, rascacielos enormes que se alzan sobre casuchas en ruinas y cafés y restaurantes a la última rodeados de tradicionales puestos callejeros. Bangkok (llamada por los locales Ciudad de los Ángeles) suma el pasado, el presente y futuro, incluso lo prohibido, con una amable naturalidad. La actitud de su gente suaviza el aterrizaje: resulta lo bastante familiar como para que parezca una versión exótica de la mayor parte de las urbes desarrolladas y lo bastante diferente como para permitir adivinar futuras aventuras. A poco que se indague bajo las avenidas y pasos elevados se encuentra un pueblo alegre y pacífico que duerme en estrechos callejones (llamados soi), capaz de vivir con muy poco sin caer en la miseria y sin perder la sonrisa. 

Budas vestidos en el templo Wat Pho. | D.R.

Para orientarse en la ciudad, hay que tomar como referencia el río Chao Phraya, que atraviesa Bangkok de norte a sur. Es su calle más natural, una de sus autopistas más transitadas y donde se originó la ciudad en el siglo XVIII. Hoy, sus orillas albergan los monumentos más famosos de la capital, lujosos hoteles y algunos secretos de película. Sí, porque Bangkok ha sido el escenario de títulos como “Good Morning Vietnam”, “El mañana nunca muere”, de James Bond o “Deseando amar”, de Wong Kar-wai. Su mezcla de lo viejo y lo nuevo da muchas opciones al mundo del cine. También su misterio: cuentan que, como Venecia, la ciudad se hunde diez milímetros al año (de hecho, la llamaban la Venecia de Oriente). Sus edificios, asentados en el barro, parecen tener las horas contadas. Pero eso no les impide seguir construyendo gigantescos inmuebles sin ningún tipo de planificación.

Vendedores en el mercado flotante de Damnoen. | D.R.

Las joyas culturales de Bangkok se encuentran en Ko Ratanakosin, la parte más antigua y sagrada de la ciudad, el centro del budismo tailandés. Lugares venerados como Wat Phra Kaew (el templo del Buda Esmeralda), el Gran Palacio y Wat Pho son espectaculares e imprescindibles. El primero es una maravilla arquitectónica de relucientes “chedi” doradas, columnas con mosaicos y frontones de mármol. En su capilla principal, un diminuto buda de jade con una sorprendente historia de secuestro por parte del ejército de Laos. En los mismos terrenos está el Gran Palacio, antigua residencia real. Allí van los tailandeses a rezar por el alma del último rey, fallecido la pasada primavera y aún sin enterrar: espera en una cámara frigorífica a que le construyan un mausoleo.

El ferrocarril separa la ciudad de este a oeste, desde la estación de Hualamphong. | D.R.

El cercano Wat Pho arrasa en belleza. Este templo, el más antiguo y de mayor tamaño de Bangkok, data del siglo XVI y acoge al mayor buda tumbado del país (de 46 metros de longitud y 15 de altura). Otra de las visitas obligadas es al asombroso templo de Wat Arun, que parece estar tallado en granito. De cerca, se observa un mosaico de azulejos de porcelana que cubre la impresionante aguja de 82 metros de altura. Una pasada.

La capital del viejo reino de Siam nació como una ciudad de canales y aún se observan interesantes restos de la vida fluvial urbana: súbete a bordo del Chao Phraya Express en cualquier embarcadero y da un agradable paseo entre lugareños, desde escolares uniformados hasta monjes vestidos con túnicas azafrán. Cuanto más se aventura uno en los canales (o khlong), mayor es la recompensa: casas de teca sobre pilotes y abundantes zonas verdes.

Puesto ambulante de sombrillas de Bo Sang, en papel de morera y madera. | D.R.

Pero si el cuerpo te pide escapar unas horas de la moderna locura y el frenético consumismo de Silom, su centro comercial y financiero, lo mejor es visitar el maravilloso mercado flotante de Damnoen: el lugar perfecto para dar un paseo en barca, relajarse regateando y comer pescado a la parrilla los fines de semana. O bien esperar a que caiga la noche en Chao Phraya, que se puebla de barcos de lujo donde, a ritmo lento, se sirven cenas de menús largos y cócteles de colores, mientras suena de fondo una música melódica que invita a la intimidad. 

Pequeño altar budista en la calle; hay uno en cada rincón de la ciudad. | D.R.

La vida nocturna de Bangkok es otro de sus grandes atractivos y vivirla desde algunas de sus terrazas, en lo alto de uno de sus múltiples rascacielos, una oferta de lo más innovadora. La del Vertigo & Moon del hotel Banyan Tree (con sorprendente chef español, sí) o el Skye Bar Lebua. No dejes de probar el Thip Samai, el restaurante callejero más famoso de la capital; de visitar el Siam Ocean World, uno de los acuarios más grandes de Asia; de recorrer la zona de Khaosan Road, el barrio mochilero más famoso del sudeste asiático (sí, el que recorría Leonardo DiCaprio en “La playa”), de descubrir el divertido barrio rojo llamado Patpong o de pasear por el parque Lumpini, viendo cómo los locales practican tai-chi.

Un lugar... llamado gemópolis

La historia de Pandora empieza hace 35 años en una pequeña joyería de Copenhague. El matrimonio danés Per y Winnie Enevoldson viaja a Tailandia y descubre su artesanía y la calidad de las materias primas, así que empieza a exportar y, en 2005, a fabricar en Bangkok. En el año 2000 crean su mayor éxito: la pulsera personalizable a base de charms. Sus exclusivas piezas (realizadas mediante un minucioso y largo proceso que oscila entre una y cinco semanas), diseñadas en Dinamarca, van ganando adeptas. 

Photo © Ture Andersen

• Su nombre. La marca con nombre de mujer mitológica es la tercera empresa de joyería más grande del mundo, por detrás de Cartier y Tiffany & Co.

• Su negocio. Dan trabajo a más de 20.000 empleados, tienen 9.500 puntos de venta en 90 países y las ventas de charms suponen el 80 %. 

• Su filosofía. Sus dos fábricas en Tailandia (en Gemópolis y en Lamphun) son un ejemplo de sostenibilidad: materiales de bajo impacto, reciclaje de materias primas, reducido consumo de agua. Además, la oficina de Dinamarca funciona con molinos de viento y paneles solares.