ISTOCK

5 cosas que un nutricionista comería en un aeropuerto y 2 que evitaría a toda costa

Hay alimentos que son buenos para cuando estamos viajando y vamos a volar, pero otros... 

Paola Lei | Woman.es

Vaya por delante que los aeropuertos son sitios donde la comida suele ser cara y no demasiado buena. Además, pasamos tantas horas esperando que la mayoría de las compras que hacemos son impulsivas, dirigidas por el aburrimiento y la ansiedad. Es fácil que de repente compremos una bolsa de patatas fritas cuando jamás las compraríamos en otra situación de la vida, o que nos bebamos cuatro cafés en una espera de media hora.

Por eso al aeropuerto los expertos en nutrición intentan ir con la cabeza fría y las ideas claras, y si es preciso algunos tentempiés traídos de casa que te alejen de la tentación y te cuiden el bolsillo. 

Lo que sí comerían los expertos: 

Fruta fresca y frutos secos (traídos de casa)

Algunas mandarinas, una manzana, un plátano y alguna bolsita de almendras pueden ser más que bienvenidas si el avión se retrasa y no comprometen ni la buena alimentación ni al presupuesto del viaje. El secreto es que sean fáciles de comer, rápidos de pelar y que no manchen demasiado.

tvirbickis / ISTOCK

Barritas de zanahorias (peladas)

Esto y otras verduras suelen venderse en los aeropuertos por precios más o menos razonables. Entre sus ventajas están que son sanas y ligeras y, por supuesto, saludables.  Además te quitarán el hambre enseguida y su aporte de fibra te ayudarán con la digestión y evitarán problemas en el viaje.

Yogur

Es un buen alimento para cuando está viajando: es seguro, no es caro y es saciante. Un yogurt y algo de fruta es un desayuno rápido que no te costará una fortuna en ningún aeropuerto del mundo. Mejor si el yogur es natural y no tienen azúcar añadido, el sabor lo solucionarás con la fruta.

Yogur y moras, dos de los alimentos que debes comer a diario | GTRES

Chocolate negro

Si te apetece algo dulce, mucho mejor optar por el chocolate negro que aunque no es la opción más dulce si es la más saludable para el cuerpo y el alma. Literalmente. El chocolate negro (70% u 80% cacao) tienen una alta carga de antioxidantes, cada porción supone unas 160 calorías y es muy satisfactorio. ¿Se puede pedir más?

Proteína magra

Desde huevos cocidos hasta pechuga de pavo pueden ser opciones excelentes para mantener el hambre a raya. También el humus que puedes comprar en el aeropuerto o traer de casa. Se trata de minimizar el riesgo de caer en la tentación de la comida basura. Otra opción interesante pueden ser los bocadillos de alguna proteína. Hay que prestar atención a cual escogemos para que haya un buen equilibrio entre la proteína y el carbohidrato del pan.

¡Ojo! Opciones a evitar

Chips muy salados

Los vuelos tienden a deshidratar el cuerpo y tomar demasiada sal pueden hacerte sentir inflamada y llena de gases. Las crackers tampoco son una buena elección porque son carbohidratos simples que además tienen una contenido alto de grasa y sal  que pueden acabar irritando el intestino.

Dulces y caramelos

Muchos nutricionistas consideran que son la fuente de las pesadillas de cada viaje pues su digestión es lenta y te dejan sin energía y mucho más irritable. Además de los azúcares añadidos suelen tener otras formas de azúcar en forma de excipientes y estabilizadores que no conviene consumir antes de un viaje.

// Outbrain