¿Crees que tu móvil te escucha?

"Le dije a mi madre que buscaba unas deportivas rojas y, al entrar en Google, me aparecieron anuncios de zapatillas de ese color". Si esta historia te resulta familiar, sigue leyendo. 

Clara Hernández | Woman.es

De un tiempo a esta parte, se acumulan las anécdotas: una compañera que, después de comentar detalles sobre un máster de márketing, se encuentra en su móvil dos anuncios de centros que los imparten. U otra a la que internet sugiere la compra de deportivas rojas poco después de que haya hablado con su madre de cambiar de calzado y, además, de su preferencia por ese color.

Pero hay muchas más: recambios de baterías, documentalistas, coches, comida preparada o vuelos a Japón que se materializan como por arte de magia en mensajes publicitarios después de que hayamos expresado en alto que los necesitamos o, simplemente, los citemos en nuestra conversación. O, incluso, sin necesidad de que medie una palabra (una usuaria segura que le aparecieron anuncios de camisetas de David Bowie después de enviar a un grupo de WhatsApp una foto de una prenda así). 

¿Acaso nuestro móvil nos espía? ¿Están compañías como Google o Facebook utilizando el contenido de nuestras conversaciones para para optimizar sus impactos publicitarios? 

Los smartphones, muy inteligentes.  | AntonioGuillem / ISTOCK

"Técnicamente es posible", responde Xabier Vázquez, experto informático del Grupo Zeta. Los avances tecnológicos, con 'smartphones' que incluyen micrófonos y videocámaras, lo facilitan. Eso sí, otra cosa distinta es que se esté haciendo. Y si ocurre, demostrarlo.

Qué dicen Facebook y Google

Desde Facebook, son tajantes: "Facebook no utiliza los micrófonos de los teléfonos con fines comerciales ni para cambiar lo que te muestra en el News Feed", explican desde el departamento de prensa. La pregunta no les pilla por sorpresa. De hecho, ya en 2016 la compañía redactó un texto sobre este aspecto, más o menos el año en el que comenzaron las primeras acusaciones de usuarios. Hoy la empresa nos sigue remitiendo al mismo comunicado. "Mostramos anuncios en función de los intereses de la gente y otra información contenida en su perfil, no escuchamos", insisten.

Sí que acceden a tu micrófono "si has dado permiso a la App de Facebbok", pero si estás "usando una utilidad que requiera audio", especifican. Y sí que la empresa acaba de ser multada por la Asociación de Protección de Datos, pero por un asunto distinto: por la forma en la que Facebook y WhatsApp compartieron los datos de usuarios una vez que la primera compró a la segunda (el organismo considera que Facebook impuso sus condiciones a los usuarios heredados, sin facilitarles otras alternativas). 

Google rechaza igualmente cualquier "escucha" no autorizada. "Los móviles no escuchan a los usuarios, son los usuarios quienes deciden si quieren o no activar el micrófono del móvil para realizar una búsqueda por voz, que es lo mismo que hacer una búsqueda escrita. Cuando realizas una búsqueda por escrito, a veces aparecen anuncios en los resultados de Google de empresas que ofrecen esos productos (...). Si haces una pregunta al buscador usando el micrófono (presionando el botón de micro), sucederá lo mismo". 

En el otro lado, usuarios como Carlos que asegura que hizo "pruebas" con Instagram: habló, primero, de cambiar de coche; después, de un marca deportiva y, finalmente, de cenar. A cambio, recibió apublicidad de sites de venta de vehículos, de Adidas y de sitios para encargar comida preparada. ¿Es solo casualidad? 

Espías profesionales

Más allá de hipótesis, hay ciertos detalles que demuestran que ni los responsables de las grandes compañías digitales las tienen todas consigo. Entre ellos, el propio Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, que acostumbra a tapar la webcam y el micrófono de su ordenador con cinta aislante para que no recojan imágenes o sonidos sin su consentimiento (lo sabemos por unas fotos que ha publicado en internet). 

La ampliación de esta foto permitió a los usuarios comprobar que el líder de Facebook cubría el micrófono y la webcam de su ordenador con cinta aislante. | Facebook

También es perturbador el testimonio de un empleado de la misma compañía, que advirtió al reportero de Wired que le entrevistaba sobre un asunto espinoso que apagara su móvil para que "tardaran más" en geolocalizarlos y no averiguaran que estaban juntos. 

Lo que las redes saben de ti

El informático Xabier Vázquez destaca otro punto importante de todo este conglomerado: las autorizaciones y los permisos que damos a estas empresas, muchas veces sin ser del todo conscientes de ello.

La geolocalización, por ejemplo, que activamos para que funcionen correctamente muchas de nuestras aplicaciones, permite seguir todos nuestros movimientos  (puedes acercarte a maps.google.com y, si en algún momento has activado tu historial de ubicaciones, sorprenderte con lo detallados que aparecen tus pasos al seleccionar en el menú "tu cronología" o "timeline".  De hecho, se podría demostrar desde allí tu asistencia (o no) diaria al trabajo).

Un ejemplo de 'cronología' guardada por Google. | Google

También impresiona cómo Google guarda todo lo que hacemos en internet (lo podemos comprobar a través de 'My account', y haciendo clic sobre 'Mi actividad').

Un reportaje de The Wall Street Journal realizado por Joanne Stern señala de qué otras maneras estamos dando información: a través de tarjetas de fidelización que entregamos al realizar una compra, así como nuestra 'historia digital', construida a partir de nuestras búsquedas online y nuestra actividad en redes.

¿Se puede evitar?

Sí, revisando nuestra configuración de privacidad en todos estos sitios y limitando la geolocalización; utilizando un móvil que no sea inteligente y olvidarnos de las tarjetas de fidelización. Incluso, pagando en efectivo. 

Es decir, casi "aislándote del mundo", resume el experto, que ve poco probable que alguien lleve hasta el final este proceso que supone "tanto trabajo" y deje de disfrutar de innumerables aplicaciones que se cobran sus servicios, supuestamente gratuitos, con nuestra información.

Consejos: comprobar qué estamos firmando cuando nos descargamos una nueva aplicación o echar un vistazo nuestros 'settings' y permisos con el fin de controlar a qué estamos diciendo que sí. Y, luego, decidir. 

// Outbrain