El analista, conferenciante y divulgador Marc Vidal, CEO de Allrework. | LUIS MALIBRAN

Marc Vidal: "Las mujeres tienen cualidades que hay que visibilizar"

Es un visionario, el gurú español de la Economía Digital. Este interesante analista convierte en tecnológico todo lo que toca. Por eso las empresas no pueden vivir sin su método certero y los medios, sin su ojo crítico.

Ester Aguado|Woman.es

A pesar de todo, de las crisis y del vertiginoso avance de la tecnología, él sigue confiando en el ser humano, que es capaz de lo peor –leánse nuestros políticos–, pero también de lo mejor: da fe de las decenas de ideas y proyectos brillantes que caen en sus manos (a través de coreeos, de redes sociales) cada día. Todo está hecho un desastre, sí, pero hay esperanza. Póngamonos las pilas. Él no para.

¿Cuánto le cuesta a una empresa digitalizarse?

Lo que realmente le va a salir caro es no hacerlo, porque ahora no existe otra opción, es inevitable. Vivimos en un entorno de innovación tecnológica que está asociada a la transformación digital y el que no se digitalice está casi muerto.

¿En cualquier sector de la economía?

Bueno, sobrevivir sin digitalizarse es factible, dependiendo del sector y del nicho, pero plantearse el crecimiento o la innovación, captar nuevos clientes o generar nuevos modelos de negocio; es decir, facturar más... no. Un profesor de yoga, una frutería perderán cuota de mercado y no serán competitivos si uno no da clases ‘on line’ y la otra no pone en marcha el ‘delivery’. Si tú permaneces analógico y tu competencia está automatizada, a él le saldrá más barato y podrá servir más rápido y vender más cosas que tú.

¿Las redes son importantes en este proceso?

Claro, y cada uno ha aprendido ya dónde se siente más a gusto y para qué sirven cada una: acudes a Twitter para informarte a tiempo real de lo que sucede o para ahorrarte el psiquiatra (risas). Otros se meten en Instagram para imaginarse una vida... En Linkedln tienes un escenario profesional, con muchas herramientas si la empleas bien. Las redes son un punto de contacto, desde el punto de vista empresarial, con un potencial cliente, con un montón de datos que puedes obtener a partir de las interacciones que hagas.

¿Y qué me dices de TikTok Business? Permite unir marcas publicitarias con una audiencia masiva... 

Es la expresión supina de la banalización de un modo de vida, de una infantilización global que es preocupante... Se me hace extraño ver a personas de 40 años hacer directamente el tonto delante de una cámara. Todos lo hemos hecho en un momento determinado, pero otra cosa es que lo naturalices y se convierta en un espacio de comunicación. Eso es ridículo más allá de los 15 años. Pero bueno, en un espacio donde se reúnen 800 millones de personas algún negocio habrá. Aunque no lo veo fuera del entretenimiento.

Marc Vidal, todo un visionario, aboga por digitalizar ya todas las empresas. | LUIS MALIBRAN

Si tenemos alguna posibilidad de salir de esta crisis, ¿será empresa por empresa, de forma individual, viendo que los políticos no se entienden?

No debería ser así, los gobiernos tienen la obligación de liderar procesos complejos para indicarnos el camino, implantar la soluciones y dinamizar lo necesario para que empresas y trabajadores vayan en la dirección correcta. A España y a los países de Latinoamérica nos ha tocado la peor clase política en el peor momento posible. Se está diversificando la potencial ayuda que nos puede llegar para salir de la crisis: vale que hay que crear una bolsa vinculada al escudo social, pero no se está planteando cambiar el modelo productivo del país. Algunas empresas van a sobrevivir, pero muchas otras quedarán en el camino. Tenemos gobiernos con escasa imaginación para la ejecución de fórmulas y una gran habilidad para el titular y la propaganda.

¿Qué países lo están haciendo bien?

En el ámbito sanitario, islas como Japón, Nueva Zelanda, Taiwán se han salvaguardado mejor o países que tienen gran disciplina como Corea del Sur, donde los técnicos han llevado la voz cantante frente a los políticos. Y hay otros en los que se ha empleado bien la tecnología. En el ámbito económico, lo ha hecho bien Alemania, que tenía una deuda pública del sólo el 60% (la nuestra ronda el 100%). También Reino Unido, Dinamarca, Francia han planteado ayudar a las empresas porque es el único método de potenciar el empleo. España depende del sector turismo, que no se ha modernizado nada, ha generado muchísimo empleo precario y de escaso valor y cuando se para, no hay capital para ayudarles.

Y el consumo también se ha desplomado...

Aquí se les ha ocurrido subir impuestos, mientras que en otros países los han bajado para estimular la economía. Somos únicos... igual hasta acertamos y el resto del planeta se hunde (risas).

¿Por qué no trabajas al servicio de algún gobierno?

(Risas). En España trabajé en algunas autonomías en temas de innovación y, en Sudamérica, me contrataron cuatro países para asesorarles económicamente, pero confieso que la manera de ver, pensar, ejecutar y trasladar a la realidad las cosas en el mundo político es tan distinto a la empresa, que cuesta quedarse. Su ritmo no es factible, falta gente con capacidad ejecutiva. Quizás ahora sí le pidan ayuda al sector privado y podamos trabajar juntos.

Sostienes que lo que hagamos en los próximos cinco meses nos perseguirá en los siguientes 15 años...

Hay que reiniciarse, pero la transición será dolorosa. Cuando el mundo cambia, el que no cambia siempre pierde. No habíamos entendido muy bien que ya estábamos en el siglo XXI. Mientras andábamos peleando en una crisis sanitaria y económica, se estaba automatizando el mundo, digitalizando a una velocidad de vértigo. Cuando esto acabe en algunos meses, nos despertaremos y veremos que el mundo es totalmente distinto. Y habrá un riesgo laboral enorme. Hay que tomar medidas ya. Es imprescindible.

¿Y cuál es el papel de las mujeres en tu entorno?

No creo en las cuotas, si no en la valía de cada persona, pero las mujeres tienen unas cualidades que hay que visibilizar. Mi socia en Allrework me da mil vueltas: ha tenido que pelear en guerras por las que yo no pasé.

El último trabajo de Marc Vidal, en Deusto. | @deusto

Más en... 'La era de la humanidad' (Deusto, 17,05 €): En su nuevo libro, Vidal nos habla de la nanotecnología, los drones, la impresión 3D, la realidad virtual y la inteligencia artificial, que protagonizan la 4ª revolución industrial, la de las grandes transformaciones. Pero también nos descubre la 5ª, en la que la expansión de la inteligencia automatizada será un hecho y volverá del revés el modo en el que las empresas se relacionan con los consumidores.

Aprende desde tu casa: Además de verle en programas televisivos: ‘Good Morning Europe’ (Euronews NBC), ‘Liarla Pardo’ (Atresmedia), ‘Economía de Bolsillo’ (TVE) o ‘Trece al día’ (TreceTV), podrás aprender de este prestigioso conferenciante, seleccionado en el ‘TOP20 Linkedln influencers’ o el Top100 Forbes Influencers 2020, a través de sus cursos online: ‘10 tendencias de los negocios en la nueva normalidad’ (27 lecciones/90 €) y ‘Las cuatro claves de la transformación digital’ (6 lecciones/190 €), en cursos.marcvidal.net

Muy personal: A este apasionado del rugby y de su hijo Max, podrás verle leyendo algo de Ray Bradbury y Arthur C. Clarke o escuchando lo último de Lana del Rey.