La actriz Maggie Civantos pone voz a un personaje de videojuego, La Desconocida. | @ C.PASTRANO

Maggie Civantos enganchada a los videojuegos

La actriz de 'Vis a vis' ha puesto voz a La Desconocida en 'Destiny 2. Más allá de la luz', un videojuego de disparos que ha batido todos los récords... incluso entre las chicas.

Ester Aguado|Woman.es

A Maggie Civantos siempre le gustaron los videojuegos. Cuando era pequeña se pasaba horas y horas al teclado de su pc, inmersa en su 'Time Commando'... hasta que se enganchó al teatro. Ahora, la actriz de ‘Vis a Vis’ y ‘Las chicas del cable’, que ya había doblado películas de animación como ‘Mr. Link: El origen perdido’, se estrena en el mundo de los videojuegos de la mano de Bungie con la exitosa expansión 'Destiny 2: Más allá de la luz'.

Era la primera vez que ponías voz a un personaje de videojuego, ¿cómo ha sido la experiencia?

Sí y ha sido bastante intenso, porque he tenido que grabar el videojuego entero, que son horas y horas de experiencia, en dos días de trabajo. Y era una novata en esto, así que ha sido duro, pero fascinante. Es un juego muy querido, que siempre registra cifras récord de jugadores en Steam, casi 300.000 personas a la vez, y mi personaje es casi un 'spin off' que el jugador ya conocía, La Desconocida, así que eso genera mucha responsabilidad.  ¡La comunidad a la que va dirigida es enorme! Estoy ansiosa por saber la acogida que tiene mi personaje...

La técnica de doblaje es más complicada que una película o serie de animación, ¿verdad?

Sí, porque no hay imágenes en las que apoyarse, como pasa en los otros casos... son ondas y luego tienes la referencia de la voz original. Pero, al ser en inglés y al intentar adaptarlo de la forma más fiel posible, no siempre coincide en el tiempo... pero bueno, son técnicas que hay que conocer. He estado muy apoyada por el director y por todo el equipo... ha sido todo un master, la verdad, algo muy positivo. De hecho, Luis Tosar también pone voz a otro personaje, a Ghaul y Antonio Esquivias, un actor de doblaje de toda la vida, a Toland.

¿Tú juegas a videojuegos?

Pues fui muy jugona en su tiempo, sí, hace unos 25 años... me encantaba el 'Time Commando', pero de repente apareció el teatro y se quedaron atrás. Y creo que tiene sentido, porque la interpretación y los videojuegos tienen una característica para mí muy parecida: cuando juegas, al final estás interpretando un papel, te metes en la piel de otro personaje. Vives una experiencia que es como una realidad paralela, pero lo haces con la misma intensidad que la real y consigues abstraerte. Lo mismo que cuando te subes a un escenario.

¿Y has probado Destiny 2?

Sí, he tenido la posibilidad de meterme en Destiny 2 y he revivido cosas de mi juventud, cuando jugaba tanto, con 13 o 14 años. Y te confieso que voy a volver a jugar, seguro, porque es un juego que va más allá del entretenimiento, tiene mucha historia. Y dentro del universo de ciencia-ficción tan inmenso que han creado desde Bungie -en 2014- hay toda una epopeya. Hay muchas historias secundarias y mucho conocimiento de astronomía, filosofía... todo eso hace que sea muy enriquecedora la experiencia de jugar. Recuerdo que el 'Time Commando', que era casi del tiempo del 'Packman' (risas), también era por pantallas contaba historias. Eso es lo que al final me gusta a mí, lo que me atrapa. Y recuerdo que éste era un juego que iba de la prehistoria hasta el futuro, en cada pantalla estabas en una era distinta y eso lo hacía interesante. 

Maggie también acaba de diseñar una colección cápsula para la firma Karigam NY. | @ C.PASTRANO

¿Qué es lo que más te atrae de tu personaje en el videojuego, La Desconocida?

A mí me sorprendió mucho, porque pensé que el personaje era de una determinada manera -ella es dominante, tiene mucha fuerza, es misteriosa, enigmática... - y a mí me encantó descubrir su parte más vulnerable. En un determinado momento, como en las buenas películas, se destapan algunos secretos de ella y hay una parte muy emotiva. Es muy enriquecedor incluso para el propio juego. No puedo hacer spoiler, pero en un punto del juego se hace mención al pasado de ella y se descubre su parte más humana, más de conciencia, porque su apariencia es la de un robot. Al mirarla parece alguien muy frío, de metal, pero resulta que tiene un talón de Aquiles, un punto frágil y eso mola porque hace que el personaje no sea plano. Más allá del juego, en 'Destiny 2. Más allá de la luz' lo que hay es una historia fascinante.

Este juego tiene su base en la tierra, pero da la posibilidad de visitar otros planetas. ¿A cuál te gustaría viajar a ti?

Me encantaría ir a Jupiter. Hoy he estado viendo además las lunas de Júpiter, que en el juego se mencionan. Es ciencia-ficción, pero esta historia está llena de cosas reales. Es fascinante imaginar cómo podría ser el mundo en esos otros planetas. Plutón también estaría bien (risas).

¿Tú te apuntarías a ir a la luna en uno de los viajes que ofrecen las compañías SpaceX y Boeing, expertas en la construcción de naves espaciales?

¡Ya lo estoy! Ahora sólo me falta reunir el pastón que valen (risas). Creo que sólo dormir una noche en la Estación Espacial Internacional sale por 35.000 dólares... Súmale el transporte en la cápsula, el entrenamiento previo, ¡más de 50.000 dólares! Cuando bajen un poco o saquen el 'low cost', me apunto.

Maggie interpretó a Macarena Ferreiro en la serie 'Vis a Vis' | GDG

Tu personaje tiene el poder de la oscuridad. Si tú pudieras tener algún súperpoder, ¿cuál sería?

¡Uy! Yo teletransportarme. Y más ahora, ¿verdad? Me iría súper bien. ¿Que nos confinan de nuevo? No pasa nada, yo me escapo a las Bahamas (risas) o a Maldivas.

¿Qué nuevos proyectos tienes ahora?

Estoy leyendo guiones y tomando decisiones. Estoy más tranquila, pero creo que es un momento importante de inflexión, de saber dónde quiero estar. Y eso es lo que nos ha dado el 2020: nos damos cuenta de que hay que saber elegir dónde uno quiere estar. Dónde quieres que esté tu casa y con quién estar. La vida no deja de sorprenderme: hay que tener honestidad con uno mismo y saber focalizar y proyectar. Estamos cerrando cosas, pero aún está todo en el aire. Acabo de grabar un corto, 'La chica de los cigarrillos', de David Cortázar y Alejandro Arestegui, aún sin estrenar. 

Este año estrenaste el spin off de 'Vis a Vis: El Oasis' con Najwa Nimri, que habla de la vida de ellas después de la cárcel y es el final definitivo de la serie (Netflix). También 'Malaka', una serie policiaca de Globomedia (TVE)  y que ahora se está emitiendo en EEUU. Y estuviste en la última temporada de 'Las chicas del cable' (Netflix). ¿Han aumentado las ofertas a raíz del auge de las plataformas de streaming y de que te conozcan en todo el mundo?

Sí que han llegado ofertas internacionales. Las series tienen mucha proyección y tenemos la suerte en España de hacer una ficción que gusta mucho fuera. Debemos de estar muy orgullosos. Estábamos en un magnífico momento antes de que la Covid apareciera en nuestras vidas, así que a ver si seguimos creciendo, porque está claro que la gente consume ficción y les interesa las historias que se cuentan. Los que lo tienen más complicado son las productoras más pequeñas, que están retrasando los proyectos al año que viene porque los seguros Covid son muy caros y los riesgos son grandes: se puede parar el rodaje o retrasar la planificación si alguien da positivo. Es una pena. Pero pasa en todos los sectores con los jóvenes.

¿Qué consumes tú como espectadora?

Pues tenía una larga lista de películas que no había visto... He visto 'La cosa', de 1976, de John Carpenter, 'Angel's heart', de Allan Parker. Y la peli de terror 'The descendent'... que me da mucho miedo y la disfruté muchísimo. Eso sí, en compañía (risas).

También estás pendiente de hacer una colección cápsula con una firma americana de moda, Karigam New York...

Sí, es cierto, pero con el tema de la Covid se están complicando mucho los plazos. No sé si finalmente saldrá para cuando habíamos previsto. Soy embajadora de esta firma, llevo año y medio con ellos y a raíz nos apeteció hacer algo juntas. No sé cuándo saldrá... Nada es normal ahora mismo. No se pueden hacer planes, sólo pensar hoy y mañana, pero tampoco es mala elección (risas).