Toma nota porque casi todos son buenos. | GTRES

¿Cómo el sexo cambia nuestro cerebro?

Ponte y sexy y disfruta de sus beneficios.

Paola Lei |Woman.es

1. Alivia el dolor

El dolor de cabeza ha sido una excusa clásica para no tener sexo. O eso dice la mitología popular. Sin embargo, no es una buena razón desde que un estudio realizado en Alemania en 2013 demostró que el sexo podía ser útil para aliviar la migraña.

2. Mejora la memoria 

Es solo un estudio más hecho con ratas de laboratorios y aún no se ha comprobado su validez en seres humanos, pero dicho estudio asegura que las ratas que practicaban “sexo crónico” (durante 14 días consecutivos) (no sabemos si usted será capaz) aumentaban el número de neuronas en su hipocampo, la región del cerebro asociada a la memoria. Quizás el efecto sea parecido en humanos aunque aún no hay un estudio que lo asegure.

3. Actúa como un antidepresivo

Según un estudio de 2002 de la Universidad de Albany varios componentes del semen, incluyendo el estrógeno y la prostaglandina, tienen propiedades antidepresivas y mejoran el ánimo. 

4. Sin embargo otras veces, el sexo puede producir tristeza

Otros estudios, por el contrario, se refieren a la depresión post sexo que sufren un tercio de las mujeres que después del coito experimentan sentimientos de arrepentimiento o culpa. 

5. Alivia el estrés

El mismo estudio de la memoria también asegura que las ratas con una vida sexual más activa estaban menos estresadas. Pero de esto sí se disponen de ensayos en humanos. Uno de ellos demostró que el sexo mejoraba la respuesta al estrés en personas que debían hablar en público o hacer frente a negociaciones complicadas. 

6.   Ayuda a conciliar el sueño

Se cree que el sexo hace dormir antes a los hombres que a las mujeres. La explicación es que después de la eyaculación el cortex prefrontal del cerebro se relaja y se libera más oxitocina y serotonina. La práctica demuestra que son ellos y no nosotras los que se duermen como bebés, quizás un poco más tarde puede que nos durmamos nosotras también. No sin antes haber elucubrado un poco sobre cualquier asunto de menor o mayor importancia.