IMDb

Según un estudio, casarse entre los 28 y 32 años reduce la posibilidad de divorcio

Marta Nieto | Woman.es

El día de tu boda ha de ser uno de los más importantes de tu vida. Nada puede fallar, ni la edad con la que hacerlo. Por eso un estudio de la Universidad de Utah y llevado a cabo por el investigador Nicholas Wolfinger demuestra que para reducir las posibilidades de divorcio la boda ha de ser entre las edades comprendidas de 28 y 32 años, ambas inclusive.

La mecánica es muy sencilla: estudiar, conocer a alguien, empezar con el una relación y por fin el día de tu boda. Todo este recorrido lleva su tiempo así que no se debe ampliar ni acortar demasiado ese intervalo racional. El sociólogo afirma que hay un rango de edad óptimo para el matrimonio duradero - y no se debe esperar demasiado tiempo. Él encontró que la probabilidad de divorcio es más baja cuando la boda es entre los 28 y 32 años.

Para dar estos parámetros el investigador analizó datos del Centro de Control de Enfermedades y la Encuesta Nacional de Prevención de Crecimiento Familiar entre los años 2006 y 2010 para obtener resultados fiables y acordes a la sociedad actual. Además añadió que después de los 32 años, la probabilidad de divorcio sube un 5%. Es decir que a partir de los 32 años la curva empieza un crecimiento en cuanto a posibilidades de divorcio se refiere.

Al investigador Wolfinger le han salido detractores de esta medida ya que si se casa después de la edad de 32 significa divorcio asegurado. Hay muchos más parámetros que analizar de los que tuvo en cuenta Nicholas Wolfinger.

A pesar de todo, el rango que propone el investigador, es un baremo lógico ya que a esas edades una persona es madura y sabe lo que quiere en todo momento. Pero si ya has pasado la edad tope, no te preocupes. Nunca es tarde si la dicha es buena.