Vizerskaya / GETTY

Estas son las 5 razones por las que deberías tener un juguete erótico

Desde mejorar la salud sexual y la general, mantener o intensificar la llama entre pareja o incluso perder peso. Te damos cinco razones por las que tú también deberías tener un juguete erótico.

Woman.es

1. Sentirte mejor.

Todas las razones que te demos posteriormente desembocan directamente en esta,  la más importante. Un juguete erótico te ayudará a disfrutar de una vida sexual más plena y satisfactoria, consiguiendo liberar ese cóctel de hormonas endógenas que tanto nos gusta. Hará que te levantes con una sonrisa en la cara por las mañanas y que sonrías.

2. Divertirte practicando sexo.

Aseguran los expertos que la pasión se acaba irremediablemente a causa de la repetición. La monotonía está detrás de la mayoría de los casos de pérdida de interés, inapetencia, desapego e incluso depresión. Un juguete erótico puede ser la solución ideal para que cada sesión de sexo sea una aventura diferente. Tanto con tu pareja como en la intimidad, existe una gran variedad de posibilidades. Entre las más utilizadas están los dildos. Diferentes tamaños y materiales para infinitas sensaciones a través de la estimulación del punto G la estimulación anal o movimientos complementarios a los que la naturaleza ofrece a través de rotadores, estimuladores, etc. Sin olvidar las texturas y formas que las nuevas tecnologías y materiales han permitido incorporar.

3. Mantenerte en forma.

El sexo es una actividad física y como tal se libera energía mientras se practica. Hasta 100 calorías de media por sesión aseguran los expertos que se puede llegar a quemar. Pero además, una vida sexual satisfactoria y el aliciente que supone cuando se trata de algo divertido, experimental y gratificante te ayudará a evitar caer en muchas de esas frustraciones y ansiedades que irremisiblemente te hacen desembocar en la nevera, la máquina de aperitivos de la oficina o el lineal de bollería industrial del supermercado.

4. Mantener la estabilidad con tu pareja.

Un juguete erótico puede ser usado también en compañía. Te sorprenderá como muchos hombres han dejado de ver como un intruso a tu juguete y mostrar rechazo hacia él. Las nuevas formas animarán a tu compañero de cama a probar y hacerle un hueco entre vuestras sábanas. Las consecuencias ya las sabes: mantener siempre viva la llama con tu pareja y poner en vuestras vidas ese toque de originalidad imprescindible para no caer en la monotonía.

5. Aprender a tener orgasmos más intensos.

La sexualidad también se entrena. Los sexólogos están de acuerdo en que el primer paso para avanzar en la calidad de nuestras relaciones es conocernos a nosotras mismas. Un juguete erótico nos ayuda a experimentar con nuestro cuerpo, probando e intensificando aquello que más nos gusta. Sin la presión que origina la mirada de una segunda persona, tendrás libertad para explorarte a ti misma, tocar los “botones” adecuados y alcanzar una nueva dimensión tanto en soledad como cuando practiques el sexo en compañía.