¿Qué está pensando un hombre cuando se mete en la cama contigo?

Todas creemos que los hombres piensan poco en ese momento. Y desde luego piensan menos que muchas de nosotras que nos metemos en la cama con un chico y empezamos a repasar, por ejemplo, todo lo acontecido entre ambos la semana anterior.

Paola Lei | Woman.es

Según parece, el cerebro masculino sufre una especie de apagón rápido cuando nos desnudamos. Una bombilla de alarma se enciende: ¡Mujer Desnuda! Pero una vez pasado el momento de felicitarse por haber conseguido llevarse a la cama a una chica estupenda como cualquiera de vosotras, su cerebro empieza a funcionar con normalidad. Es decir, ellos también piensan cuando tienen sexo. Pero en qué piensan. Pues en las cosas que les preocupan, o en las no están seguros o no están de estar haciendo bien al 100%. Por ejemplo:

1. “¿Será esto? ¿Será aquí o más abajo, o quizás más arriba?”

El pene es muy fácil de encontrar. Está ahí para quien lo quiera ver. Pero el clítoris es menos explícito y hay que tener cierta destreza (o experiencia adquirida) para dar con él. No todos lo consiguen a la primera. Hay quien a la quinta sigue sin encontrarlo. Y eso a algunos chicos les preocupa, aunque (todo hay que decirlo) a otros no. Allá ellos. Los que quieren encontrarlo se preguntan una y otra vez si estarán tocando la tecla correcta mientras buscan con cara de saber lo que está haciendo hasta que de repente ¡Aleluya! Hay que creer en las segundas y terceras oportunidades. Siempre, Y también lo puedes ayudar en su búsqueda.

2. “Gran ángulo”

Para los chicos siempre es un misterio el pubis y todo lo que hay debajo, le gusta mirarlo y admirarlo desde su altura.

3. “¡Oh no, aquí abajo pincha!”

Ya sabes que cuando el vello público empieza a salir puede ser especialmente incómodo para cualquiera que se acerque. “Sigue siendo igual de bueno estar aquí abajo” –todavía piensa él, pero agradecería que la próxima vez tu pubis no tuviera la textura del papel de lija.

4. “Espero que mi esfuerzo tenga recompensa”

Ya sabes a lo que se refiere y lo que desea. Ahora decide qué es lo que quieres tú.

5. “Espera … ¿eso ha sido un orgasmo?

La vuelta al misterio, nosotras solemos darnos cuenta de cuándo ellos eyaculan para ellos no es tan fácil saber si eso que estamos haciendo lo hacemos porque estamos teniendo un orgasmo o porque estamos nerviosa o porque nos apetece estirar un poco la espalda. Desde aquí te recomendamos que al menos no finjas.

6. Entonces … ya está. Esto se ha acabado?

Si no te has corrido, si quieres más, lo mejor que puedes hacer es hacérselo saber a tu compañero de cama, no lo dejes con la incertidumbre de si debe seguir o parar. Si puede dormirse o si tiene que abrazarte. Si se puede quedar a dormir o tiene que llamar a un taxi YA!

Tags:

sexo