El olor de tu pareja (y, por lo tanto, el de su ropa) tienen propiedades muy interesantes. | PeopleImages / ISTOCK

Oler una prenda de ropa de tu pareja reduce el estrés

Una manera olfativa de relajarte. 

Paola Lei | Woman.es

Sí, al parecer, olisquear la camiseta de tu pareja (si te va bien y estás enamorada, claro. Y si no lo estás ya debes ir pensando en cambiar) es suficiente para relajarse y reducir los niveles de estrés. De acuerdo con la investigación publicada en Journal of Personality and Social Psychology por un equipo de la Universidad de British Columbia en Canadá, el olor de nuestra pareja romántica puede ayudar a bajar los niveles de estrés, incluso si está ausente unos días pero ha dejado su estela de olor en la ropa. El olor de un extraño, en cambio, produce el efecto contrario y eleva las hormonas relacionadas con el estrés.

E.mundo de los olores te proporciona mecanismos que, tal vez, ni imaginabas.  | AntonioGuillem / GETTY

El experimento se hizo con 96 parejas heterosexuales a las que se dio a oler una camiseta de su chico o chica que había sido usado durante 24 horas sin usar desodorante ni ningún tipo de odorizante. También se aseguraron de que la persona no hubiera fumado ni tampoco comida determinados tipos de alimentos que pudieran alterar el olor original de la persona. Después de ser usadas 24 horas, las camisetas fueran congeladas para que preservaran la esencia.

Las mujeres, que suelen tener un sentido más agudo del olfato, cuando olieron la camiseta de su pareja dijeron sentirse menos estresadas, y aquellas que fueron capaces de reconocer entre varias camisetas el olor de su pareja mostraron además niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés. Todo lo contrario sucedió cuando olieron la camiseta de un extraño. Los autores lo explican porque dicen que los humanos han desarrollado el miedo a los extraños, especialmente si estos desconocidos son hombres.

Los autores del estudio creen que sus resultados sugieren que un modo fácil de reducir los niveles de estrés cuando uno está de viaje o separado de su pareja podría ser quedarse con una prenda del armario de esa persona en cuestión. Posteriores estudios intentarán examinar si ese mecanismo también funciona entre padres e hijos.