ISTOCK

Otro motivo para amar la Navidad: es cuando tenemos más sexo

Los científicos han hablado: el espíritu navideño nos abduce y provoca un estado de ánimo colectivo que nos hace más receptivos a retozar entre las sábanas. Pero ¡ojo! que también tiene su lado malo: las infidelidades se disparan. 

Woman.es

Hay una evidencia que llamó la atención de la ciencia y es el boom de natalidad que se produce cada año alrededor de los meses de septiembre y octubre. Son los meses del año en los que más niños llegan al mundo y eso quiere decir que, echando las cuentas, es durante diciembre y enero cuando se intensifica nuestra vida sexual. ¿A qué responde ese furor erótico navideño?

Hubo un tiempo en el que se pensaba que respondía estrictamente a factores biológicos: la especie humana responde al cambio de estación y busca la compañía de la pareja anticipando que es a finales de verano y principios del otoño cuando la naturaleza ofrece las mejores condiciones para la supervivencia. Sin embargo, un estudio realizado por la por la Universidad de Indiana y el Instituto Gulbenkian de Ciencia en Portugal y publicado en Scientific Report sugiere que el hecho de que estemos más interesados en practicar sexo tiene más que ver con cuestiones sociales y culturales. Según ese trabajo, el estado de ánimo hace que tengamos una mayor conexión sexual y un mayor interés erótico que queda patente en las redes. Entre otros experimentos, los investigadores midieron las búsquedas de Google y los mensajes en Twitter en casi 130 países durante estas fechas y descubrieron que el uso de la palabra sexo y otras similares se disparaban durante las fiestas navideñas. “Nuestros resultados señalan que el patrón reproductivo humano depende de un estado de ánimo colectivo de la sociedad. Las Navidades y Eid al Fitr [la celebración del final del Ramadán] son festividades familiares que crean un ambiente relajado y alegre que seguramente influya en el interés en el sexo”, explica la profesora Joana Gonçalves-Sá, una de las directoras de la investigación.

andresr / ISTOCK

Temporada alta de infidelidades

Esta es la época en la que tenemos más presentes nuestros propósitos y objetivos (encontrar pareja, mejorar nuestra relación actual, pasar más tiempo con la pareja, tener una vida más activa…) y en la que se producen reencuentros con viejos amigos (o, también lo contrario, con desconocidos en fiestas y eventos sociales). Esos factores, unidos a que nos arreglamos más y nos sentimos más guapas y a que se impone un brindis con champán (o lo que surja) detrás de otro, completan la ecuación. Pero no todo son buenas noticias, porque este incremento del deseo y la excitación sexual se traduce también en un aumento de las infidelidades. Lo que muchos buscan para aprovechar ese “calentón” navideño no es precisamente darle una alegría a su vida de pareja, sino echar una canita al aire. Según un estudio elaborado por la web de contactos Victoria Milán, esto es así porque además de que el amor (o lo que sea) está en el aire durante este periodo, la Navidad ofrece una variedad única de coartadas que los infieles no pasan por alto. Los datos de esta encuesta revelan que las mujeres infieles aseguran que la excusa perfecta es una tarde de compras navideñas, mientras que ellos son más propensos a decir que tienen planes de rencuentro con viejos amigos. Entre los encuestados, el 73% reconoce haber flirteado con otras personas, el 20% llega al momento besos, el 13% mantiene relaciones sexuales y el 9% acaba iniciando una relación. No digas que no te avisamos… ¡Feliz Navidad!