GETTY

¿Estamos las mujeres programadas para ser infieles?

Según un estudio, las mujeres seríamos más proclives a cometer infidelidades porque -sencillamente- estamos programadas para ello. Aquello de "No eres tú, soy yo" nunca estuvo más acertado.

Olga Tamarit | Woman.es

¿Recuerdas a Rita Hayworth echándole la culpa a 'Mame' en esta mítica escena de 'Gilda'? Ahora ya no tienes que culpar a terceras personas porque en caso de infidelidad - y sólo si eres mujer- ahora, la culpable es la génetica. 

O, al menos, eso asegura un un estudio, dirigido por el doctor David Buss, de la Universidad de Austin,Texas, las mujeres estarían predispuestas genéticamente a buscar un 'Plan B' en el terreno amoroso en caso de que sus relaciones actuales fallasen.

La hipótesis se basa en que nuestros ancestros, que en su época no lograban vivir más de 30 años, se pasaban la vida buscando a la pareja adecuada con la que reproducirse. El único objetivo era el apareamiento y, por lo tanto, si tu compañero moría de pronto, debías tener en mente a un segundo compañero con el que rehacer tu vida. Aunque ahora los tiempos han cambiado, la genética nos sigue impulsando a buscar nuevos compañeros de cama.

"Las relaciones monógamas no forman parte de los patrones humanos, sin embargo la evolución nos hizo apegarnos a ella”, aseguró David Buss, que también hizo un repaso de porqué las mujeres son infieles. Al parecer, tres son las razones que impulsan a buscar una nueva pareja "La primera es cuando no están contentas con su relación, por diversas razones, o bien porque el hombre ya no trae recursos a casa o porque el hombre ha empezado a hacerlas sufrir. La segunda es tener mejores genes. Las mujeres a veces persiguen una estrategia de acoplamiento combinada donde, por un lado, buscan el compromiso de un hombre pero, al mismo tiempo, tienen relaciones sexuales con otro a fin de obtener mejores genes. La tercera son los recursos. Si pensamos en la época de nuestros antepasados, el entorno evolutivo se caracterizaba por periodos en los que la comida escaseaba realmente y, por lo tanto, conseguir ese trozo de carne extra gracias a una aventura amorosa podía marcar la diferencia entre la supervivencia y la muerte, tanto para ellas como para sus hijos."

¿Razonamiento lógico, reduccionista o simple? Muchas son las voces que se han alzado en contra de esta teoria argumentando que quizá las causas de las infidelidades se deban más al cambio de los intereses en la pareja y no tanto a temas genéticos.

Sea como fuere, este estudio aparece al mismo tiempo que otro -presentado por David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge- que asegura que para el 2030 no tendremos relaciones sexuales. Al parecer las nuevas tecnologías tendrían parte de la culpa.