D.R.

Fleabagging: ¿por qué te empeñas en quedar con chicos que no te convienen?

La palabrita se la han inventado (como no) en Estados Unidos y hace referencia a la tendencia que tienen algunas personas a seleccionar una y otra vez en para sus citas a lo peorcito de cada casa… ¿Por qué nos sigue gustando tanto ponérnoslo difícil? Tenemos la respuesta.

Isabel Serrano | Woman.es

En tiempos de coronavirus y encierros, no estamos para citas en Tinder, pero sí para hacer un poco de introspección. ¿Has notado que tus relaciones amorosas van de capa caída? ¿Qué en tu vida sentimental encadenas un decepción tras otra y todos los chicos "te salen rana"? ¿Que tienes un ojo estupendo para identificar que el nuevo ligue de tu mejor amiga no le conviene pero cuando se trata de ti misma parece que todo se vuelve borroso?

Si respondes sí a las tres preguntas, querida, tienes un problema recién bautizado como 'fleabagging' (en homenaje a la protagonista de Fleabag y sus desastrosas elecciones amorosas). Analizamos con la psicóloga Anabel González, autora de 'Lo bueno de tener un mal día', por qué te gusta ponértelo tan complicado en el amor y cuáles son los perfiles de las principales candidatas a sufrir 'fleabagging': más vale que compruebes si estás en la lista y tomes medidas.

LA CHICA FUERTE

¿Superaste alguna adversidad en la vida y ahora te crees de acero? ¡Peligro! Algunas personas se autodefinen como fuertes y esto puede tener muchos efectos secundarios indeseables, porque, en realidad, todos tenemos una parte vulnerable, límites y cosas que no podemos hacer por muy fuertes que nos creamos. El problema de las chicas fuertes es que pueden acabar teniendo relaciones en las que aguantan lo que no hay que aguantar (porque claro, ellas son fuertes no como los demás que nos rajamos a la primera). Con esta idea en la cabeza les resulta muy difícil reconocer las señales rojas que indican que ese chico sin camiseta de Tinder al que le gusta molar sobre todas las cosas no les conviene.

D.R.

LA ROMÁNTICA DE LA PELÍCULA

Lo tuyo son las protagonistas románticas que todo lo hacen (y lo aguantan) en nombre del amor porque el amor es lo más importante del mundo. Aparte de señalar que si eso es lo que piensas deberías reflexionar sobre si te conviene pasearte por las apps de ligoteo (ahí lo dejamos), te invitamos a que empieces a considerar los límites saludables del amor. "Una relación sana nos tiene que hacer crecer y nutrir emocionalmente. Si notamos que vamos a menos, que menguamos por una relación, eso no es bueno", advierte Anabel González. ¿Tus relaciones suman o restan? Claro, qué ahora nos dirás que dónde queda el romanticismo exaltado entonces. Pues donde tiene que quedarse, en la ficción y las series de Netfix. Es probable que el motivo por el que eres capaz de renunciar a todo por amor es que cuando eras pequeña sufriste una carencia emocional que te hace engancharte de cualquier persona que parezca capaz de llenar, aunque solo sea un poco, ese vacío... aunque venga rebozado de otras cosas que no te vienen bien. Es hora de buscar el amor, pero dentro de ti.

LA INTENSA DE LA VIDA

Si eres de las que pone en su perfil “soy apasionada”, cuidado. La pasión está muy bien. La adicción al drama y la bronca siciliana, no tanto. Para ti el amor implica intensidad, a más intensidad, más amor y ese es el criterio de selección más eficaz para acabar saliendo con mucha gente que no te conviene. Porque, sé sincera, cuando has coincidido con alguien más pausado que te ha querido despacito, te ha resultado claramente insatisfactorio e insuficiente. Lo tuyo es el subidón de adrenalina a pesar de todo lo demás y crees que esas bajadas y subidas vertiginosas son el amor verdadero... pero te equivocas. Quien bien te quiere no te hará gritar como una loca un día sí y otro también. Bájate ya de la montaña rusa.

'Fleabag'. | Amazon Prime Video

LA DE "QUIERO ALGUIEN QUE ME CUIDE"

Alguien que te cuidó en tu infancia te sobreprotegió y ahora estás pagando esa deuda. Cuando somos pequeños aprendemos los patrones que marcarán cómo nos relacionamos con los demás el resto de nuestra vida. Si tu patrón aprendido en la infancia fue “no sé hacer nada sin mi padre o mi madre”, mal vamos. Esa dependencia trasladada a la vida adulta y en el ámbito de escoger pareja provoca dos comportamientos: el primero, que no puedes capaz de estar sola, por lo que encadenas una relación con otra sea quien sea quien se cruce en tu camino. El segunda es que eres capaz de depender de cualquiera que se ofrezca voluntario a hacer todo por ti. Así las cosas, es difícil que no encadenes un fracaso amoroso con el siguiente.

LA TURISTA EMOCIONAL

Dices que quieres conocer gente y lo que surja, pero, la casualidad, lo que surge está siempre a cien kilómetros de tu ciudad. Hay gente, como tú, que tiene una facilidad innata para establecer relaciones solo y exclusivamente cuando saben que no van a funcionar, bien porque sabes desde el primer minuto que no son tu tipo o porque se encuentran en otro hemisferio terrestre. En tu caso, el miedo al compromiso está bloqueando tus posibilidades de encontrar el amor porque sabes en tu fuero interno que si algún día, de casualidad, te cruzaras con alguien a quién amar... te morirías de miedo. 

¿Te has reconocido en alguno de estos perfiles? Si es así, ya has dado el primer paso. Ser consciente ya es bastante, por lo menos es la prueba de que no vas a por la vida en automático, sin darte cuenta de lo que te sucede hasta que te das de bruces con la situación. Si eres una adicta al 'fleabagging' deja de achacar tu mala suerte con tus ligues a la casualidad: en la vida la casualidad no existe. Si algo se repite una y otra vez eso indica que ahí hay un nudo que tenemos que deshacer. Y si no te ves capaz de deshacerlo por ti misma, busca ayuda, recuerda que hacerse una cirugía a uno mismo es muy difícil, pero que hay especialistas que pueden hacerla por ti.

Tags:

sexo,

amor

Relacionados