GETTY

Doce tipos diferentes de orgasmos femeninos que todas podemos tener

Un estudio británico da luz al universo del éxtasis sexual que podemos experimentar hasta dormidas. 

Clara Hernández | Woman.es

El próximo 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino, una ocasión que nos viene estupendamente para recordarnos que no existe un único tipo de orgasmo y que el sexo puede ser más rico, excitante y diverso de lo que podemos imaginar. Y si no, echa cuentas: un estudio realizado recientemente en Reino Unido asegura que las mujeres podemos experimentar hasta 12 orgasmos distintos. 

Las conclusiones han sido presentadas por la sexóloga británica Audrey Andrews y recogidas por el 'Daily Mail', donde se afirma que existen "diez orgasmos más al margen de los orgasmos básicos vaginal y clitoriano". A continuación, la lista completa: 

1. Orgasmo clitoriano. 

Es el más común y fácil de alcanzar para la mayoría de las mujeres (más del 90% de estas admite haber logrado el orgasmo por la estimulación del clítoris). La maravilla es que ese órgano tiene una única función (al menos, conocida): la de darnos placer. 

2. Orgasmo vaginal y del punto G

Según la experta, el punto G se sitúa en la pared anterior de la vagina, más o menos a la mitad de su longitud (aunque varía de una mujer a otra) y al masajearlo con movimientos circulares o durante la penetración puede dar lugar a orgasmos más intensos y duraderos que los clitorianos. ¿Que el 'punto G' es un mito? Sí, eso también lo dice otro grupo de sexólogos. 

3. Orgasmo combinado o mixto. 

Sucede cuando se estimulan varias partes del cuerpo. La excitación en muchas zonas erógenas a la vez puede provocar orgasmos explosivos, afirma la experta.

El sexo tiene muchos beneficios para el cuerpo (además). | Deagreez / ISTOCK

4. Orgasmos múltiples.

Se trata de disfrutar de varios orgasmos de forma secuencial (con pequeños descansos entre uno y otro) o en serie (sin descanso por medio). Para iniciarse, se puede intentar el secuencial, que deja breves pausas entre uno y otro y que se beneficia del extra de oxitocina (la hormona del amor) que debe rondar aún por nuestro cerebro en esos momentos.

5. Orgasmo anal. 

Muchísimas mujeres pueden lograr el orgasmo con el sexo anal, asegura el informe, que destaca los prejuicios sociales que hay contra esta práctica. La razón que da es que las paredes del ano están repletas de terminaciones nerviosas y, por ello, es una de las áreas más erógenas de nuestro cuerpo. 

6. Orgasmo en sueños. 

Los orgasmos no se producen solo cuando estamos conscientes y despiertas: también se producen en sueños, aseguran, y las mujeres se benefician más de ellos que los hombres. Además, cuentan con unas facilidades respecto a los órganos 'conscientes': en sueños, somos más desinhibidas y no nos afectan las prisas o los juicios.  

Dormir a oscuras. | ISTOCK

7. Orgasmo cervical. 

Según Audrey Andrews, este es uno de los orgasmos más poderosos que podemos experimentar. ¿Ni siquiera sabes a qué se refiere? Es cuando la intensidad del placer es tan grande que agita tu cuerpo desde los pies a la cabeza. Para conseguirlo, recomienda la penetración vaginal profunda.

8. El orgamo del punto U. 

En la última década, el punto U ha emergido como nueva y necesaria parada del disfrute femenino. Debe su nombre a la uretra y está situado entre el clítoris y la entrada de la vagina, donde las glándulas uretrales. Se puede estimular con la lengua, con los dedos, etc. y proporciona un gran placer que puede derivar en eyaculación, advierten. 

9. El orgamo del punto A (o segundo punto G)

¿Creías que había terminado esta pasión puntillista? En absoluto. Algunos expertos aseguran que el punto A puede darnos más placer, incluso, que el punto G. Se encontraría sobre el cuello del útero, en la región del ombligo. Su estimulación es proclive a provocar ese tipo de orgasmos que despiertan a vecinos, indican, pero hay que tener mucha paciencia, un gran repertorio de juegos previos y, aconsejan, lubricante. 

10. Orgasmo de senos

El pecho, especialmente el pezón, es una zona muy erógena  y su manipulación puede provocar que desprendamos una gran cantidad de oxitocina. Para obtener este tipo de orgamos, hay que masajear antes la zona en torno a tus pechos, torso y vientre para canalizar la circulación en torno a los senos.

11. Coregasm: Orgasmo con deporte

¿Buscabas un nuevo aliciente para hacer ejercicio? Algunas posturas y movimientos que se realizan al practicar disciplinas como yoga, bicicleta o, incluso, pesas, pueden estimular los músculos centrales y facilitar las contracciones pélvicas que, a su vez, pueden llevarnos al orgasmo. Ya en 1953 el sexólogo Alfred Kinsey hablo largo y tendido sobre este tema que puede incluir desde abdominales a espalderas. La tensión abdominal parece ser, aquí, básica. 

12. Respuesta sexual expandida

Suele relacionarse con orgasmos múltiples y muy prolongados. Ni siquiera los expertos conocen muy bien cómo se desencadena, aunque sugieren que suele venir tras la activación simultánea de los nervios pélvicos, pudendos, el nervio vago del cráneo o los hipogástricos. El caso es que las mujeres que han declarado que lo han vivido vieron, incluso, "flashes de luz y colores", sesnsación de "terremoto" o experiencias de salir del cuerpo. ¿Has experimentado algo así? 

 

via GIPHY