D.R

Jazz Jennings, la chica transgénero que ha conquistado internet

Hablamos con Jazz Jennings, protagonista de un reality en el que anima a las adolescentes a no tener miedo.

Mariló García | Woman.es

En todas sus fotografías sonríe. No es para menos. Con sólo 14 años, Jazz Jennings ha hecho realidad su sueño: poder ser quien siempre quiso ser y compartir con la gente su insólita experiencia. Su programa Yo soy Jazz, que estrena el 6 de septiembre en el canal DKiss en España, ha convertido a esta chica transgénero en una fuente de inspiración para otros adolescentes que, como ella, intentan normalizar su situación y necesitan ayuda en su transición.

¿Y qué vamos a ver en el programa? “¡Todo!”, explica Jazz Jennings a woman.es vía email. “Comparto todos los aspectos de mi vida. Hablo de mi depresión, de lo que es tener una cita, de toda esa intolerancia que existe a mi alrededor y de tener que hacerme la cirugía para reemplazar mi implante bloqueador de la hormona”.

Con cinco años a Jazz Jennings le diagnosticaron disforia de género. Había nacido chico pero se sentía chica. Sus padres fueron los primeros en apoyar su cambio. “Mi madre ha sido la persona que me ha dado el mejor consejo de mi vida: ella me enseñó lo que significa el amor incondicional”, comenta. De ese completo apoyo familiar nació la Fundación Transkids, una organización no lucrativa que apoya los derechos de los jóvenes transgénero.

Desde la fundación, su canal de YouTube y su reality, la repercusión que está teniendo su iniciativa es enorme en las redes sociales. “A todas esas personas que están pasando por lo mismo les digo que sean fuertes, que mantengan la cabeza bien alta y que sigan adelante con una actitud positiva”, reclama la adolescente.

Nombrada por la revista Time como una de las 25 adolescentes más influyentes de EE UU, esta defensora de los derechos del colectivo LGBT+ confiesa que no cambiaría ninguna de sus experiencias (“Nunca me arrepiento de lo que hago”) y que el punto de inflexión en su vida tiene que ver con algo tan aparentemente anecdótico como la moda: “El momento más feliz de mi vida fue cuando salí por primera vez a la calle con un vestido. Mi madre me llevó de compras a un supermercado”.

Entre sus futuros proyectos, Jennings no descarta el cine. “Tengo una nueva cámara y he rodado mi primer cortometraje. Me gustaría continuar expresando mi creatividad visualmente”. Y seguramente lo podamos ver en esta serie que ha rodado junto a sus padres, su hermana y sus hermanos gemelos, un reality que huye de la provocación y ayuda, desde la sensibilidad, a romper ciertos tabúes y miedos implantados aún en nuestra sociedad.

Jennings se despide con un consejo para todos aquellos que viven la diferencia de forma traumática y luchan por lograr la aceptación. “No escuches lo que digan otras personas. Quiérete a ti mismo y los demás te querrán también. ¡Eres único, especial y hermoso!”.