Un cóctel de champán y granada, muy 'San Valentín'. | wmaster890

Afrodisiacos, ¿eficaces o no?

La ciencia ha hablado alto y claro. Su veredicto es que solo existen dos sustancias en la naturaleza que merecen (por sus acciones y no por sus promesas) ser consideradas afrodisíacos.

Paola Lei | Woman.es

Hay muchos mitos, leyendas y creencias falsas sobre supuestos afrodisíacos y otras sustancias que ayudan al ser humano a convertirse en un dios del sexo. La fantasía de tomar una pócima que te haga sentir deseo o tener un rendimiento sexual espectacular parece que no pasa de ser, en muchos caso, eso, una fantasía.

Sin embargo, la investigación que otorga todo el crédito afrodisíaco al ginseng y al azafrán asegura que ambas sustancias son verdaderas potenciadoras y estimulantes del rendimiento sexual. El estudio es la más amplia revisión científica sobre esta sustancia, y estuvo dirigido por el profesor Massimo Marcone, de la Universidad de Guelph en Canadá y se publicó en la revista Food Research International, la publicación del Instituto Canadiense de Ciencia y Tecnología de Alimentos.

Ginseng, cúrcuma, cáñamo y otras especias y alimentos que se relacionan con la dieta sana.  | marilyna / ISTOCK

El objetivo del profesor Marcone y su equipo era descubrir si alguna sustancia natural podría ser utilizada como alternativa a fármacos como el sidenafil (Viagra) y tadalafil (Clialis), ambos para tratar la disfunción eréctil y que, aunque son eficaces, causan muchos efectos secundarios como dolor de cabeza y muscular, así como visión borrosa, además de tener peligrosas interacciones con otros medicamentos.

Después de analizar casi 50 sustancias naturales con fama de aumentar el deseo, concluyeron que las únicas sustancias que pueden mejorar la función sexual humana son el Panax ginseng, una planta de origen coreano cuya raíz se utiliza comúnmente en la medicina tradicional china, y el azafrán, una especia derivada de la flor Crocus sativus. Esta especia, dicen los investigadores, demostró tener "efectos sostenidos" en la estimulación del impulso y del rendimiento sexual.

Otro estudio de 2015 también le da igual crédito a la raíz coreana como alternativa natural al tratamiento del escaso deseo sexual y la disyunción eréctil, pero recomienda solo una variedad concreta del ginseng, la roja, por su capacidad de aumentar la excitación sexual en las mujeres que ya han pasado por la menopausia. Lo descubrieron tras estudiar 50 afrodisíacos diferentes. La razón es que el ginseng pueden interferir en la coagulación sanguínea (por eso su consumo debe evitarse antes de una cirugía) y los estrógenos.

En otros experimentos los participantes han informado sentir  un mayor deseo sexual después de comer Muira puama (Ptychopetalum), una especie de árbol originario de Brasil. También se habla de los beneficios del consumo de raíz de la maca (Lepidium peruvianum), una planta herbácea de los Andes peruanos.

Otras sustancias menos conocidas, en particular la yohimbina, un alcaloide que se encuentra en una planta psicoactiva africana llamada Yohimbe, también parecen mejorar la función sexual humana.Y en estudios llevados a cabo con animales de laboratorio, especias como el ajo, el clavo y el jengibre demostraron estimular el impulso sexual.

Por otra parte, muchos afirman que el chocolate y el vino son estimulantes sexuales. Los científicos no han conseguido demostrar que el chocolate sea un afrodisíaco aunque conceden que pueden causar determinados efectos estimulantes en los niveles de serotonina y endorfinas del cerebro gracias a uno de sus ingredientes fundamentales, la feniletilamina.

El vino y cualquier otra bebida alcohólica parece que son responsables de que nos volvamos más atrevidos y deslenguados por su poder desinhibidor, y eso quizás nos haga ligar más, pero sus efectos sobre la función sexual parecen que no son los mejores. En resumen, el alcohol aumenta el deseo pero dificulta el rendimiento sexual.