Niu shupei / GTRES

Se hace un sefile con un soldado de terracota y esto es lo que ocurre

Algunas personas hacen todo lo posible por el 'selfie perfecto'.

Woman.es

Desde que la cámara frontal se instaló en los smartphones, la búsqueda del selfie perfecto ha sido imparable para algunos. Ya hemos conocido casos de selfies extremos –subidos a rascacielos o al borde de un abismo– pero el caso que hoy nos ocupa no es tan peligroso pero sí igual de loco.

El Instituto Franklin de Filadelfia acogía una exposición de los Guerreros de Xi'an, unas figuras de terracota de 2000 años de antigüedad que fueron encontradas en la tumba del primer Emperador Chino. Estas frágiles figuras a tamaño real están consideradas uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de la historia y no son muchas las ocasiones en las que salen de su país natal. 

Después de haber aguantado las largas filas que se han montado para poder ver las figuras en la exposición, un joven norteamericano se ha convertido en la noticia del día. El joven de 24 años, Michael Rohana, decidió saltarse la seguridad aprovechando que el museo celebraba una fiesta navideña y se acercó a la estatua para ¡hacerse un selfie!

La fragilidad de las piezas expuestas hizo que al agarrar la mano de la figura –valorada en 4,5 millones de dólares– para la foto se rompiese el pulgar del guerrero. Michael decidió abandonar en ese momento el museo llevándose consigo el pulgar roto, suponemos que con la intención de que nadie lo descubriese.

La cadena de televisión china CGTN compartió en su Twitter unas imágenes del antes y el después de la ruptura de la estatua:

Sin embargo, el FBI terminó pillando al autor del robo ya que el joven decidió subir una foto a Snapchat del pulgar del guerrero de Xi'An, diciendo que era el dedo de "un guerrero de arcilla". 

Los hechos tuvieron lugar el 22 de diciembre pero no ha sido hasta el 8 de enero que el museo se dio cuenta de lo sucedido. El FBI detuvo al joven y ya ha sido puesto en libertad con una fianza de 15.000 dólares.

Y es que a algunos se les ha ido de las manos la moda de los 'selfies'...