Una solución para cada cutis

Tirantez, brillos, rojeces... son los síntomas que delatan los rostros muy secos, grasos o sensibles. Te damos respuestas fáciles para pieles difíciles.

Marta Bonilla

ULTRASECA: Busca confort
¿Cómo la reconocerás?
«La sequedad cutánea afecta a la piel a cualquier edad –afirma la dermatóloga Aurora Guerra–. Es bonita: fina y con el poro cerrado, pero se cuartea fácilmente, las arrugas aparecen prematuramente y es poco confortable.»
Gestos básicos
No abuses del agua porque reseca mucho la piel. Cuando te mojes el rostro, sécalo de inmediato.
Para la higiene facial, utiliza productos con textura en leche o aceite, que alivien y proporcionen confort.
Elige hidratantes enriquecidas y concentradas en emolientes. Procura que contengan glicerina, para evitar que la piel pierda más agua.
Recuerda: los sérums potencian los efectos beneficiosos de las cremas.
Sigue una dieta rica en ácidos grasos Omega 3 y 6 (presentes en el pescado y los vegetales) para reforzar la capa hidrolipídica. También puedes ingerirlos en complementos nutricionales.
Recurre a tratamientos de choque. Usa mascarillas hidratantes y nutritivas una o dos veces por semana.
Prueba esta cura de emergencia: mezcla un poco de Baume des Families, de Nuxe, con tu crema habitual, aplícala sobre el rostro y déjala actuar quince minutos.
Sus puntos débiles: contorno de ojos y mejillas La deshidratación se agrava en estas zonas y corres el peligro de que aparezcan arrugas prematuras. Aplica un producto específico por la mañana y por la noche. En el bolso Lleva un stick contorno de ojos (Stick Mag, de Vichy, es comodísimo) y un bálsamo hidratante de labios (prueba el de Eve Lom) porque estas zonas se resecan mucho. Un descubrimiento: la hidratante en barra Aqua Day, de Guerlain, para aplicar a todas horas.
MUY SENSIBLE: evita las rojeces
¿Cómo la reconocerás?
«Es difícil de identificar –advierte la dermatóloga Aurora Guerra–. A menudo, es la típica tez de porcelana, que se irrita ante cualquier estímulo. Sus manifestaciones son la tirantez, el picor y las rojeces, el signo externo más habitual de las pieles sensibles. Les afecta mucho los cambios de temperatura.»
Gestos básicos
Evita las limpiezas agresivas, que eliminan la película hidrolipídica de la piel. Esta es la regla de oro de las pieles sensibles: utilizar productos suaves.
El estrés, la polución y las dietas desequilibradas aumentan la sensibilidad de la piel.
Antes de aplicar un producto nuevo en el rostro, pruébalo en la cara interna del brazo. De este modo, evitarás reacciones alérgicas.
Cuidado con los tratamientos de medicina estética: pueden resultar demasiado agresivos para tu piel.
Sus puntos débiles: cuperosis y rojeces Se manifiestan, sobre todo, en forma de venitas en las mejillas. Para aliviarlas, evita los cambios bruscos de temperatura, las comidas picantes y el tabaco, ya que la nicotina ahoga los capilares. Además, utiliza una crema específica que mejore la microcirculación cutánea y reduzca el enrojecimiento.
En el bolso
Guarda siempre un espray mini de agua termal antiinflamatoria. Tu piel te lo agradecerá.
MIXTA/GRASA: matifica y regula el sebo
¿Cómo la reconocerás?
«Es gruesa, con los poros abiertos, en la que el sebo provoca brillos, impurezas y puntos negros. Sus problemas se concentran en la zona T del rostro: frente, nariz y barbilla. » –dice la doctora Guerra–.
Gestos básicos
Limpia la piel por la mañana y por la noche. Es un ejercicio imprescindible para que el sebo no obstruya los poros y salgan las temidas espinillas.
Elige una crema a base de alphahidroxiácidos y ácido salicílico, que hidrate y exfolie la piel.
Aplícate una mascarilla purificante una o dos veces por semana, para contener la secreción sebácea.
Cuando hagas deporte, retira siempre los restos de sudor. Lo mejor es utilizar toallitas limpiadoras.
Controla el estrés. Produce un exceso de adrenalina que altera el ritmo hormonal y aumenta la producción de sebo.
Recuerda: los complementos nutricionales de zinc ayudan a regular la grasa.
Sus puntos débiles: brillos, poros abiertos y espinillas Son las consecuencias evidentes de la secreción de sebo. Además de controlarla es importante que recurras a productos que la disimulen. Lo ideal es no tocar ni manipular las espinillas.
En el bolso
Lleva papeles secantes para los retoques exprés (como el Facial Blotting Paper, de Tweezerman); un stick antigranitos (buenísimo el de Clinique) y un cosmético con textura de silicona que oculte los poros abiertos (como el Basse Lisse Minute, de Clarins).
TUS BÁSICOS
Refinador de la piel Idealist, ESTÉE LAUDER (60 €/30ml)
Alisa la piel y afina los poros en solo cuatro semanas.
Post Blemish Solutions, CLINIQUE (18 €)
Recurre a este práctico stick antigranitos como tratamiento de emergencia.
Desmaquillante de ojos y labios Secret de Pureté, GUERLAIN (32 €)
En textura gel, elimina con suavidad los restos de maquillaje.
Esencia Pore Clarifying Sensai, KANEBO(35 €)
El primer paso de la higiene facial: limpiar los poros obstruidos.
Loción Glycoline, NATURA BISSÉ (21 €)
Con ácido glicólico y alphahidroxiácidos, es un método de exfoliación constante.
Emulsión Hyséac, URIAGE (18 €)
Reduce los puntos negros, combate el sebo y aporta bienestar.
Fluido matificante, CLARINS (26 €)
Hidrata la piel y le da un aspecto mate.
Discos purificantes Pure, GARNIER (6,60 €)
Limpian y exfolian sin necesidad de aclarar.
TU NECESER
Leche limpiadora Hydrate,OLAY(5’50€)
Aporta confort e hidrata la piel al tiempo que la desmaquilla. Su textura es muy suave.
Emulsión Ictyane, DUCRAY (27 €)
Contiene glicerina, para proteger la piel de la deshidratación natural a la que está sometida.
Crema hidratante Never Say Day, ORIGINS (36 €)
Ultrahidratante, mejora la nutrición de la piel y aporta confort durante todo el día.
Desmaquillante Gelée des Lagons, Ideal, CARITA (32,50 €)
Con microperlas vitaminadas, limpia, y aporta energía y luminosidad a la piel.
Oasis Mist, H20 (20 €)
Espray revitalizante con vitaminas y minerales que nutre la piel de inmediato.
Desmaquillant Actif Lotion ROC (12,50 €)
Ideal para aplicarlo después de la loción limpiadora, este tónico refresca e ilumina la piel.
IMPRESCINDIBLES
Crema antirrojeces Roséliane, URIAGE (32 €)
Actúa sobre la microcirculación y enmascara las rojeces.
Hidratante Rosaliac, LA ROCHE POSAY (24 €)
Protege la piel de las agresiones externas.
Agua Termal, AVÈNE (2,95 €/50 ml)
Para calmar la piel en cualquier momento.
Loción confort Suractif, LANCASTER (25,50 €)
Ideal para refrescar la piel después de aplicarte la leche limpiadora .
Agua micelar Prosensil, PLANTE SYSTEM (19,90 €)
Un 3 en 1, que limpia, desmaquilla y tonifica.
Loción limpiadora CETAPHIL (18,80 €)
La favorita de Natalie Portman y Cameron Diaz para limpiar su piel. En farmacias.