Trucos para adelgazar que podrás poner en marcha aunque esté muy ocupada

Paola Lei | Woman.es

Si eres de las que aseguras, y te lo crees, que no pierdes peso porque no tienes tiempo de ir al gimnasio o de cocinar cada día para llevarte comida sana al trabajo, cambiarás de idea después de leer estos cinco trucos que podrás poner en marcha aunque tu agenda está más completa que la del presidente de Estados Unidos.

1. Come más fibra.

Es una decisión y no requiere nada de tiempo. Se trata de comer 30 gramos más de fibra (de la comida no de suplementos). En otras palabras come más fruta y verdura. Es más fácil y eficaz que seguir una dieta muy sofisticada. Los alimentos ricos en fibras te harán sentir saciada durante más tiempo y no te quedará sitio en el estómago para la comida basura y las calorías vacías. Desde hoy, lleva una manzana en el bolso (y cométela).

2. Busca maneras de reducir el estrés.

El estrés aumenta el apetito y es la causa de los atracones intempestivos frente a la nevera. El estrés también influye en la manera en que se procesan las calorías. Reducir el estrés muchas veces es cuestión de tomar distancia y mirar las cosas con perspectiva. De verdad, tampoco te va a robar mucho tiempo.

3. Revisa tu agenda y tus compromisos.

Quizás creas que algunos compromisos son más importantes que el que tienes tu misma con tu salud y con tu cuerpo. Revisa bien, seguro puedes sacar tres horas a la semana para moverte un poco.

4. Elimina la mentalidad del “todo o nada”.

Es posible que no puedas conseguir a la primera una importante pérdida de peso, pero cada paso que des en ese camino es importante. No te desanimes porque no puedes pasarte una hora en el gimnasio o llevar una dieta estricta y piensa en otros términos: Cada decisión que tomes debe ser una decisión a favor de tu salud. Por ejemplo, el hecho de que te hayas saltado hoy el gimnasio no significa que vas a comer el doble de calorías que un día normal.

5. Come porciones pequeñas.

No necesitas cocinar tu propia comida para perder peso, lo que necesitas es comer menos cantidad, y eso no te tomará más tiempo, quizás menos. No repetir y saltarse el postre pueden ser dos buenas maneras de empezar.

6. No te saltes las comidas.

El punto anterior no significa que te saltes las tres comidas principales del día. La gente ocupada necesita espaciar a lo largo del día su ingesta de calorías. Pasarse muchas horas sin comer solo sirve para ralentizar el metabolismo, una circunstancia que no te dejará perder peso.