Los 6 mejores aliados para una dieta rápida de desintoxicación

Tomar más fruta, agua con limón o té blanco serán algunos de tus aliados a la hora de limpiar el sistema digestivo después del verano.

Paola Lei

Aunque a la mayoría de los expertos no le gusta el término desintoxicación –insisten en que el organismo ya cuenta con el hígado y los riñones para desintoxicarse por si solo- nos gusta pensar que después de varias semanas de excesos nos podemos limpiar un poco o al menos darle algo de descanso al sistema digestivo.

Llame usted como quiera a eso que ha empezado a hacer esta semana: cuidarse un poco más, beber más agua, comer más fruta o beber más infusiones. En ese trance en el que usted se encuentra vamos a ayudarle con esta lista de superalimentos para la purga post navideña. (ojo, que aún queda el momento Roscón)

1. Medio pomelo antes de cada comida

En lugar de empezar un régimen muy estricto y poco sostenible (a las dos semanas lo habrás abandonado) prueba a comerte medio pomelo antes de cada comida. Esta fruta contiene unos fitoquímicos que son grandes quemadores de grasa, pero además, y según un estudio realizado en Japón la esencia del pomelo tiene la capacidad de conectar y encender las células implicadas en quemar las calorías de la material grasa marrón al tiempo que reducen el apetito.

2. Té de Hibiscus para el abdomen plano

Los flavonoides que contiene el hibiscus contrarrestan la inflamación del estómago que se produce por la acción de la hormona aldosterona que regula el equilibrio entre el agua y los electrolitos.

3. Para “arreglar” el estómago, el guacamole

Puedes pensar en el aguacate como en un experimentado conductor del sistema nervioso, gracias a su acción sobre la galactosamina, una toxina liberada por el hígado. Por otra parte el cilantro, la especia verde con la que se condimenta el guacamole, contiene una mezcla única de aceites muy reconfortante para un estómago dañado por su impacto positivo sobre el intestino irritado.

4. Té blanco, el bloquedor de la grasa del abdomen

Un estudio publicado en la revista Nutrition and Metabolism asegura que el té blanco estimula la lipolisis (rotura de la grasa) al tiempo que bloquea la adipogénesis (formación de las células grasas).

5. La gran desintoxicadora: el agua de limón

Empezar el día con un vaso de agua de limón, y tomar durante el resto del día agua con rodajas enteras de limón dentro es un regalo para el hígado. La piel del limón estimula la salida de toxinas del cuerpo.

6. El fontanero de las arterias: el salmón

Además de dejar de fumar, al lado de los propósitos estrella del año nuevo deberíamos añadir comer salmón dos veces por semana. Una dieta rica en este pescado equivale a abundancia de ácidos grasos omega 3, unos componentes capaces de revertir la rigidez de las arterias y permitir que la sangre fluya mejor por vasos, venas y arterias.