El relax, una fuente de salud. | PeopleImages / ISTOCK

¿Por qué la sauna es buena para ti?

Más allá de aliviar el estrés, la sauna tiene beneficios sorprendentes.

Paola Lei

Una visita a la sauna es más que relajante. Al parecer, tienen beneficios inesperados para el corazón y las arterias, según una investigación de la University of Eastern Finland que asegura que las personas que regularmente disfrutan de una sauna tienen tasas más bajas de tensión arterial, demencia y muertes cardíacas que aquellos que no tienen ese hábito o que lo hacen con poca frecuencia. Este estudio ha encontrado un efecto directo y beneficioso de la sauna sobre la presión sanguínea, la frecuencia cardiaca y la salud vascular.

La investigación, publicada en la revista 'Hypertension', muestra que la sauna seca y caliente reduce la presión sistólica de la sangre de 137 mmHg a 130, y la diastólica, de 82 a 75 mmHg. Mientras la presión sistólica cae solo de un modo temporal, la sistólica se mantiene baja hasta 30 minutos después de salir de la sauna.

Una imagen de una sauna seca de estilo nórdico. | Malkovstock / ISTOCK

Las sesiones de sauna también mejoran la capacidad de los vasos sanguíneos de contraerse y expandirse e incrementan gradualmente la frecuencia cardiaca de un modo similar a cómo lo hace la práctica moderada de ejercicio físico. 

Por supuesto, esto no significa que estar sentado en la sauna sea tan beneficioso para los músculos como entrenar pero sí lo es para la circulación.

Además de todas estas razones, está la primera por la que la gente reconoce que visita una sauna: aliviar el estrés físico y mental, lo cual también disminuye la hipertensión.

Según el estudio, la gente que se daba entre cuatro y siete saunas a la semana conseguía los beneficios máximos. Y aunque los autores aún necesitan investigar más para dar recomendaciones concretas para prevenir enfermedades, sí señalan que esta frecuencia no sería en ningún caso dañina para la salud.