D.R.

La verdadera razón por la que el alcohol no es compatible con la dieta

La razón no tiene que ver con la frase: "el alcohol engorda".

Aida Ortega | Woman.es

Nos encontramos en plena ‘operación bikini’, o lo que es lo mismo, en el intento de llevar una vida sana. Y parece que en ese estilo de vida no entra el alcohol.

Pero, ¿cuál es la verdadera razón? A nuestra mente viene la frase: "el alcohol engorda". Y lo cierto es que debido a su contenido en azúcar y las calorías esto se convierte en una verdad universal. Sin embargo, según un reciente estudio de la Universidad de Harvard, la verdadera razón por la que no es aconsejable el alcohol si buscas perder peso, es que tras un par de copas se abre el apetito.

El profesor Eric Rimm comenta: "Si bebes tres copas de vino en un restaurante, es más probable que pidas postre. Además, querrás un desayuno grasiento a la mañana siguiente".

Y lo cierto es que al pararnos a pensar sobre este asunto, recordamos los bocadillos o el asalto a la nevera tras una noche de fiesta.

Un par de copas de vino no arruinará tus logros conseguidos con la dieta, pero sí lo hará todo aquello que deseas comer tras beber alcohol.

via GIPHY

Tags:

dieta

Relacionados

-->