GTRES

Cómo prevenir la resaca de vino (sobre todo del tinto)

Si eres de los que tienes un duro despertar después de haber tenido una noche de vinos, aunque sean pocos, ya puedes señalar a un culpable: los sulfatos a los que muchos responsabilizan de ese dolor de cabeza del día después.

Paola Lei | Woman.es

Sin embargo, otros estudios también apuntan a otros culpables, por ejemplo, a la tiramina, que parece afectar la presión arterial y ocasionar migrañas.

El vino, sobre todo, el tinto, puede contener histaminas, un componente que muchas personas no pueden metabolizar. Tomar un antihistamínico antes de beber vino quizás pueda ayudarte. Aunque otras investigaciones también hablan de los taninos, presentes en el vino tinto, y que estimulan la producción cerebral de serotonina.

Los cambios de nivel de esta sustancia pueden provocar dolores de cabeza en los que padecen migraña. Una solución sería cambiar a los vinos blancos pues los taninos están presentes en la semilla y la piel de la uva que no se emplean para fabricar muchos vinos blancos. Pero si te gusta más el tinto puedes optar por versiones más ligeras que contengan menos taninos. Otra fórmula que no falla es beber mucha agua, antes, durante y después. El alcohol es un deshidratante muy eficaz y hay que contrarrestar estos efectos con agua, es útil habituarse a beber un vaso de agua entre copa y copa. Al día siguiene lo agradecerás.

Rebajar los niveles de estrés también es un método eficaz de curar las resacas. Probablemente tengas más resaca cuando tomas vino durante la semana que cuando estás de vacaciones. Si tienes los niveles de alcohol disparados los efectos del alcohol serán peores. Resumiendo: el mejor remedio para la resaca es no beber pero eso no te lo vamos a pedir. Como mucho que no bebas demasiado y que cuando lo hagas, bebas agua, te relajes y si te gusta, elijas vivo blanco.

Tags:

salud