Instagram|@detoxfoods

Plan detox infalible: evita estos 5 errores

Las vacaciones no se inventaron para sufrir así que es muy probable que no nos hayamos privado de nada (helados, barbacoas, pescadito frito, cervezas fresquitas...). Ahora toca hacer limpieza y darle un respiro al organismo aligerando nuestra alimentación.

Woman.es

Pero, ojo, porque un plan detox no equivale a ayunar o alimentarse a base de zumitos verdes. Consiste en dejar de lado las grasas animales, los productos procesados y azucarados y el alcohol y dar prioridad a frutas y verduras, hidratos ricos en fibra, proteínas de origen vegetal y muchos líquidos, como caldos de verduras e infusiones. La salud es lo primero, así que es prioritario evitar caer en estas trampas:

1. Quedarte corta de calorías. Una dieta depurativa debe aportar entre 1000 y 1300 Kcal, por debajo de estos valores nos arriesgamos a que haya repercusiones tales como la pérdida de masa muscular o deficiencia en algún nutriente esencial. Por eso mismo es importante realizarla consumiendo alimentos sólidos y evitar hacerla exclusivamente con batidos que no cubrirían estas necesidades energéticas.

2. Incluir un solo alimento. No es recomendable realizar una dieta depurativa con un sólo alimento (dieta del pomelo, de la alcachofa, de la piña…), ya que provocan a largo plazo resultados no deseados como disminución del metabolismo basal, disminución de la masa muscular, déficits nutricionales...

3. Pasarte con las horas de ayuno. Hay que comenzar por repartir la ingesta diaria en tomas cada tres horas aproximadamente. Es crucial, sobre todo, no saltarse el desayuno (ni siquiera después de una cena navideña abundante).

4. Alargarla demasiado. Lo ideal es seguir esta dieta un mínimo de tres días y hasta una semana de duración. No conviene abusar de este tipo de dietas, ni prolongarlas más allá del tiempo recomendado y, en cualquier caso, abandonarla ante cualquier indicio de malestar. Las posibles señales de alerta son dolores de cabeza, diarrea al aumentar la ingesta líquida y de fibra en la dieta o aparecer estreñimiento al reducir la cantidad de alimento sólido, cansancio, anemia…

5. Olvidarte de tus circunstancias particulares. Está totalmente desaconsejada  durante el embarazo, en periodo de lactancia, si se sufre algún tipo de trastorno alimenticio, diabéticos, si  sigues un tratamiento con anticoagulantes, personas con algún tipo de patología...