GTRES

El pan puede hacer por tu piel mucho más de lo que crees

Cuando parece que está todo dicho en alimentación y belleza aparecen nuevos y reveladores datos. ¿Y si te dijéramos que consumir pan puede ser beneficioso para tu piel?

Olga Tamarit | Woman.es

Moncho López, fundador del obrador 'Levadura Madre' nos da las claves para poner la piel a punto de cara a la primavera con gesto tan cotidiano como comer pan. Te contamos qué tipos debes elegir y por qué harán que tu piel luzca perfecta esta primavera.

Pan de semillas, calabaza y mijo Las semillas de calabaza tienen un alto contenido en Zinc, que ayuda a la producción de colágeno y a la renovación de la piel. El mijo por su parte contiene silicio, un potente oligoelemento que mejora la asimilación del calcio y la formación de nuevas células, actúa sobre el colágeno protegiéndolo de los dañinos radicales libres y contribuye a la elasticidad de la piel. Esta variedad es perfecta para combatir el envejecimiento prematuro.

Pan integral de semillas Las harinas integrales contienen una buena cantidad de ácido fólico, una vitamina fundamental para el correcto desarrollo y regeneración de los tejidos epiteliales ya que aporta energía para que los sistemas reparadores y protectores funcionen correctamente. Es una opción perfecta para mejorar los efectos de la exposición solar.

GTRES

Pan de flores Los panes de este tipo que nos propone Moncho López, pueden contener varios tipos de flores, como uno de los más populares, con pétalos de rosa, con bioflavonoides y antioxidantes y vitaminas A, B3, C y E. La vitamina E actúa como filtro para los rayos solares y posee una acción regenerativa sobre el cutis y además trata, previene y evita los estragos causados por el sol. 

Pan de nueces y pasas Las nueces contienen vitamina A, un antioxidante que ayuda a mantener la piel luminosa y clara. Además son ricos en Omega 3 por lo que mejoran la hidratación de la dermis y previenen la aparición de la dermatitis atópica y la psoriasis.

Pan de espelta Este cereal es rico en vitaminas tipo E, B1 y B2 y en betacarotenos, proteínas y oligoelementos. La vitamina B es fundamental para la reparación de las células y el desarrollo de ciertos tejidos del organismo entre los que se incluyen la piel, el cabello y las uñas. Ayuda por tanto a cicatrizar y a mejorar el aspecto de la piel.