@songofstyle / INSTAGRAM

Si los nutricionistas picaran entre horas lo harían así

Paola Lei | Woman.es

En el hipotético caso de que un nutricionista se dejara tentar por el picoteo en su horario laboral no lo haría como cualquier mortal asaltando la máquina de Vending y poniéndose hasta arriba de carbohidratos complejos, dulces y patatas fritas. No, estos expertos buscarían el equilibrio entre las calorías (para evitar ganar peso) y el rendimiento (para no adormilarse por la digestion en el trabajo)

Esto es lo que comerían:

A las 9.00 am

Optarían hidratos de carbono y algo de proteína para poner a funcionar al cerebro en tareas ejecutivas y de organización, como responder emails y organizar la jornada laboral.

Podrían decantarse perfectamente por una rebanada pequeña de pan de centeno con jamón o un yogur de soja con nueces. Con eso se conseguiría un aporte de proteínas pero se evitaría el consumo de grasas saturadas.

A las 11.30

A estas alturas del día habrán empezado a aparecer imprevistos en la agenda y los buenos propósitos de organización del calendario habrán sido olvidados. Hay que estar muy concentrado para no olvidar last areas que van cayendo.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, una o porciones de frutas ricas en flavonoides, como las fresas, podrían relacionarse con el mantenimiento de la memoria.

Así que a esta hora un nutricionista optaría por unas fresas, que además están en temporada.

A las 13.00

Uno ya empieza a estar agotado y necesita hierro. En un mundo ideal tendríamos que comer algo de marisco para reponer hierro y sentirnos menos cansadas. Los mejillones y berberechos en conserva podrían ser una solución, evitando las versiones muy ricas en grasa.

A las 16.30

Es la hora del ataque de hambre. Si tienes a mano verdura cortada como zanahoria y apio, evitarás comer patatas fritas o chocolate, y podrás aguantar hasta la cena

La alternativa a las verduras podría ser un puñado pequeño de nueces, almendras o avellanas. Pequeño significa menos de cinco. También se puede optar por un yogurt desnatado con avena.

Según varias Fuentes esto es lo que haría un experto en Nutrición para no estropear todo el esfuerzo que se dedica a diseñar menus sanos para las comidas importantes del día con unos tentempié desastrosos.