GETTY

Los niños y los atentados, cómo explicarlo

Rocío Cores | Woman.es

¿Cuántas veces has leído la misma noticia desagradable? ¿En cuántos medios de comunicación: Internet, TV, Radio, medios escritos? ¿Alguien te ha hablado del tema y dado su opinión? Vivimos constantemente bombardeados con información de toda índole, tanto que a veces nos saturamos. Con las nuevas tecnologías se ha vuelto incontrolable la cantidad de noticias que recibimos, por ende se nos escapa de las manos qué llega a nuestros niños.

No sé si recordarás como vivías una noticia no agradable que veías en la televisión cuando eras apenas un niño. Yo recuerdo varias, me tomo el atrevimiento de contarte una; cuando apenas tenía 6 años viví el sismo de magnitud 8.1 que ocurrió en México DF en el año 1985, fue una tragedia que a día de hoy aún se sigue recordando, mucha gente perdió todo lo que tenía y otros tantos nos dejaron. Me acuerdo, como si fuera ayer, las emociones que sentí: miedo, incertidumbre, tristeza, inseguridad. Mis padres hablaron con mi hermana y conmigo sobre lo que era un sismo, lo que significaba, contestaron a todas nuestras dudas por lo que a nosotras  nos dio paz y seguridad, al mismo tiempo que conocimos un nuevo valor que era la solidaridad.

Con esto quiero llegar a cómo sería la mejor forma de explicar los hechos no agradables que nos rodean a nuestros niños, esas noticias desalentadoras que nos acosan continuamente en los medios de comunicación y que están alcance de cualquiera.

Si bien es cierto que lo ideal sería que la inocencia de un niño no fuera jamás mancillada, puesto que es la etapa donde aún las emociones y la parte cognitiva se está desarrollando, no es viable controlarlo. Para ello propongo lo siguiente:

- Recuerda cómo eras cuando fuiste niño, algún hecho poco agradable que viviste y cómo te hubiera gustado que te lo explicaran y te hicieran sentir.

- Obtener información: Preguntar al niño qué es lo que ha visto y cómo se siente.

- Explicar los hechos con palabras fáciles de entender por el niño sin callarse nada, haciendo hincapié en la visión humana y universal de la noticia, no entrando en detalles de la misma.

- Sinceridad, cuidando nuestro lenguaje y emociones sin reprimirlas, esto le dará confianza al niño.

- Transmitir seguridad, no odio, usar términos que den la sensación de paz.

- Explicar a los niños que los seres humanos a pesar de nuestras limitaciones o de los hechos desagradables somos capaces de superar las adversidades y continuar nuestro camino.

- Ayuda al niño a que entienda lo que siente y déjalo expresarse libremente, escúchalo atentamente, contesta sus preguntas  y no menosprecies nada de lo que te diga. Mantente presente a sus reacciones.

Es un tema poco sencillo de tratar con quien es inocencia pura, sin embargo de nosotros depende hacer de nuestros futuros hombres y mujeres mejores de lo que somos nosotros, enseñándoles los valores de la solidaridad, empatía, tolerancia, respeto, amor. No alimentemos odios ni miedos que solo generan sufrimiento, y más a un niño que en un futuro será un adulto.

Detrás de todo hecho desagradable, aún indirecto, que nos impacta, hay una lección que aprender. ¿Qué has aprendido tú de lo ocurrido y de lo que está ocurriendo?

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti.

Espero que les haya aportado algo a su vida.

Rocío Cores Ogando (Coach Ejecutivo & Personal)

rocio.cores.ogando@gmail.com