GTRES

Todo lo que necesitas saber sobre el suelo pélvico

Hablamos con los expertos sobre la importancia del suelo pélvico y métodos para fortalecerlo.

Olga Tamarit | Woman.es

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento. Se cree que esta estructura tiene forma de hamaca pero esta idea errónea, debemos más bien imaginarnos un 'puente colgante'.

En este puente imaginario tendríamos el hueso sacro en un extremo (donde finaliza la columna vertebral) y en el otro lado el pubis. Los “cables suspensorios”, que gracias a su tensión adecuada mantendrían el puente firme, serían principalmente los ligamentos de sostén. Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales o dolor lumbar.

Pelvix

Si pensabas que sólo las mujeres se veían afectadas por este tema, te equivocas, la fisioterapeuta y experta en suelo pélvico Ana Abelló nos explica: "Los hombres también tienen suelo pélvico, en principio  más protegido ya que su longitud uretral es mayor, pero pueden verse afectadas también sus funciones urinarias, defecatorias o sexuales."

Aunque influyen factores hereditarios el parto o practicar deporte también pueden ser los causantes de un suelo pélvico debilitado. Las señales de la debilidad del tejido conjuntivo son varices, hemorroides o estrías del embarazo muy pronunciadas.

A continuación, los expertos contestan las preguntas más frecuentes sobre el suelo pélvico.

¿Qué métodos hay ahora para fortalecerlo? ¿Han quedado obsoletos los métodos antiguos? ¿Ha dejado de ser tabú?

Nos contesta la ginecóloga María Belén Gómez García, del Hospital Infanta Leonor y Milenium Sanitas:

La sociedad está cambiando, y cada día más, las mujeres se dejan aconsejar por sus fisioterapeutas y ginecólogos, que día a día insisten en la información sobre qué es y cómo se educa el suelo pélvico para evitar un sinfín de patologías en la mujer. La principal línea terapéutica es aumentar el tono de la parte muscular del suelo pélvico, ya que la respuesta al ejercicio es evidente en un corto período de tiempo y soluciona patologías leves sin necesidad de otros tratamientos. Para ejercitar esta musculatura es importante mejorar la propiocepción del suelo pélvico, y para ello se dispone de los ejercicios de Kegel, abdominales hipopresivos, bolas y conos de reeducación y tonificación de la musculatura vaginal, electroestimuladores, etc. Cada día hay más conciencia de la importancia de un suelo pélvico firme desde una edad joven para evitar incontinencias, prolapsos, dolores lumbares y pélvicos, para mejorar la función sexual, etc. Todavía, en determinados grupos de edad avanzada, hay un cierto tabú, pero poco a poco, gracias a la sociedad más jóven que no se conforma con ocultar determinadas patologías, sino que quiere solucionarlas, a la gran difusión que ciertos productos de higiene íntima proporcionan sobre la mujer y sus necesidades, y a la información que cada día intentar comunicar profesionales médicos y biomédicos, estos tabúes irán desapareciendo.

¿Cómo influye el estado de nuestro suelo pélvico en las relaciones sexuales?

Contesta Ana Abelló, fisioterapeuta pionera en rehabilitación de suelo pélvico y asesora de Femintimate

El estado del suelo pélvico es fundamental en cuanto a la calidad de las relaciones sexuales. Un suelo pélvico tonificado se traduce en que la sensibilidad (fundamental en las mujeres) es la adecuada. Cuando hay hipotonía las paredes vaginales se separan y es mucho más difícil sentir. También un músculo debilitado es más susceptible de sobrecargarse con lo que se puede traducir en dolor a la penetración. Con lo dicho vemos que hay una relación directa entre las dos grandes disfunciones sexuales en la mujer y la calidad de los músculos del suelo pélvico.

Según la ginecóloga Belén Gómez:

El suelo pélvico tiene gran relación con la calidad de los orgasmos. Es la contracción rápida de los músculos del suelo pélvico lo que lleva al orgasmo, por lo que una musculatura debilitada dificulta mucho llegar al clímax. El ejercicio del suelo pélvico aumenta la sensibilidad vaginal, ya que la circulación sanguínea de la zona mejora y la irrigación a las paredes es mayor. Del mismo modo, con una musculatura del suelo pélvico firme, podemos acelerar y mejorar la calidad el orgasmo mediante contracciones voluntarias de nuestra musculatura vaginal.

¿Es posible recuperar un suelo pélvico débil? ¿En qué casos estaría recomendada? ¿Es una operación cubierta por la Seguridad Social?

Responde Rafael Vicetto, director de la clínica Fisioterapia Vicetto.

Claro. Lo importante es dar el paso y saber que todo puede mejorar si te pones en manos de un especialista. La cirugía está recomendada si existe un gran prolapso y descenso de las vísceras en este caso de la vejiga , la vagina o el recto, son casos aislados pero que deberán valorarse por el ginecólogo especialista Se suelen colocar mallas para mejora de la musculatura, pero lo fundamental es intentar antes de una cirugía un buen programa de rehabilitación para conseguir una mejora general. Yo la recomendaría para mujeres con una gran afectación del suelo pélvico, grandes cirugías o problemas de incontinencia urinaria muy importantes. En algunos casos sí que lo cubre la Seguridad Social.