Los 10 mandamientos de una buena piel

Defiéndelos, predica con el ejemplo y no te los saltes bajo ningún pretexto. Así no tendrás que pagar la penitencia de un envejecimiento prematuro.

Myriam Serrano

HARÁS DE LA LIMPIEZA TU MEJOR ALIADA

Da igual si usas agua y jabón o una de las nuevas texturas cachemir, lo importante es que no dejes de realizar el primer ritual de la belleza ni un solo día. Mañana y noche. Dejarás la piel libre de impurezas y lista para recibir su tratamiento. Es imprescindible que este gesto sea ‘adaptado’, es decir, que los productos elegidos sean los apropiados para tu piel, pero también a tus preferencias, porque hacer placentero este protocolo –que disgusta a la mayoría de las mujeres– es una garantía de continuidad y por tanto de éxito. La limpieza no debe ser agresiva, sobre todo en el caso de las pieles sensibles, por ello debes evitar jabones alcalinos o productos con alcohol. Elige fórmulas con agentes limpiadores suaves, para preservar la película hidrolipídica protectora de la piel.

Prueba: Toleriane, de LA ROCHE-POSAY. En farmacias. Para maquillajes intensos, hay productos específi cos y con texturas inéditas en la línea Demaq’Expert, de L’ORÉAL PARIS.