Leighton Meester, más que una cara bonita

Con una historia personal que tiene mucho de sueño americano y superada la etapa de ídolo adolescente en que la convirtió “Gossip Girl”, la actriz compagina hoy cine y música, es una mujer comprometida y defiende una belleza natural y ética como embajadora de Biotherm.

Marta Bonilla | Woman.es

Una pequeña barca nos lleva por el río Sena envueltas en mantas –en París hay una temperatura de cero grados– hacia la Maison Biotherm, un espacio creado para dar a conocer la nueva fórmula de Aquasource, la línea de hidratación emblemática de la firma y líder de ventas en España. «El objetivo es representar la fuerza del agua para obtener una piel sana», explica Patrick Kullenberg, director general de Biotherm Internacional, que nos presenta a la actriz Leighton Meester como imagen de la belleza fresca y natural que abandera Biotherm. Leighton viste pantalones de piel negros y un amplio jersey amarillo –se confiesa muy friolera–, luce la melena suelta con suaves mechas californianas y una piel impoluta y transparente, casi sin maquillaje. En la distancia corta resulta espontánea, natural, hasta cómplice... y de sonrisa fácil y franca. Nada que ver con la odiosa Blair Waldorf de “Gossip Girl” que la hizo famosa en todo el mundo. La actriz, que se casó el pasado año con otro ídolo televisivo adolescente, Adam Brody (“The OC”), busca embarcarse en este momento de su vida en proyectos más estimulantes pero siempre estará agradecida al éxito y las oportunidades que le brindó la serie. Desde niña soñó con ser actriz.La historia personal de Leighton tiene mucho de gran sueño americano. Nació en prisión mientras su madre cumplía condena por narcotráfico: «Hay situaciones que te hacen ser más abierta y no tener prejuicios. Yo podría haber salido mucho peor», reconoce la actriz. Vivió los primeros años con su abuela y a los 11 años se trasladó ya con su madre a Nueva York, donde empezó a trabajar de modelo con fotógrafos como Bruce Weber y Sofia Coppola (antes de dirigir cine). Desde los 14 años vive en los Ángeles. En España, la conocemos por su trabajo en “Gossip Girl”, pero Leighton tiene una filmografía extensa y ha triunfado en los escenarios de Broadway. En el musical “Of mice and men”, junto a James Franco, anticipó su talento en esta faceta que consagró a finales de 2014 con el lanzamiento de su primer disco, “Heartstrings”.

¿Empieza a ocupar la música un papel prioritario en este momento de tu vida? ¿Prefieres esta faceta a la de actriz?

Realmente, no puedo decir cuál me gusta más. Con las dos cosas he soñado desde pequeña, siempre he hecho musicales, he estado escribiendo canciones, tocando música... y estos dos últimos años ya se ha convertido en una carrera para mí. La música me permite controlar más todo el proceso, ser más yo. En el cine dependes de los demás. Por otra parte, estar ocupada con la música me da libertad para elegir los papeles en los que quiero trabajar. No acepto proyectos que no me gustan. Es uno de los pocos privilegios que da el éxito.

No parece que te atraiga demasiado…

Es algo que quería de pequeña pero, cuando te llega, no es tan divertido como parece. Salvo cuando lo puedes utilizar para algo positivo como, por ejemplo, concienciar a la gente para una causa, elegir tus trabajos o colaborar con una firma como Biotherm.

¿Qué te gusta de Biotherm?

Es una marca en la que creo. Me identifico con su filosofía. Cultivan una belleza natural, fresca, sin complicaciones, que utilizo cada día y que es buena para mi piel… y tiene una conciencia ética que comparto. Innovar está muy bien y lo hacen continuamente, pero aparte de eficacia hay que buscar algo más, un compromiso social con el mundo que nos rodea. Biotherm colabora con Mission Blue, una organización encaminada a proteger los océanos, que es de donde se extraen los ingredientes para sus cremas... de forma sostenible.

Vives cerca del mar, ¿lo disfrutas?

¡Sí, muchísimo! Practico deportes en el agua y me encanta el surf. Vivir en Los Ángeles me lo pone fácil, pero también lo he practicado en Hawái, México y Liberia, un lugar increíble al que volveré.

¿Cuál es tu postura acerca de la ola de feminismo y reivindicación entre las actrices de Hollywood encabezada por Emma Watson, Cate Blanchet...?

Hace unos años, leí “La mística femenina”, de Betty Friedan, que fue premio Pulitzer, y me marcó mucho. Creo que no se ha conseguido la igualdad entre hombres y mujeres y Hollywood es un buen ejemplo de ello. Por eso nos quejamos las actrices: a cierta edad, ya no te ofrecen papeles interesantes, los sueldos son inferiores, la presión por el físico es muy grande... es una trampa y entre todas tenemos que conseguir que esto cambie. Pero es algo que puede trasladarse a toda la sociedad. La mejor forma de luchar contra la desigualdad es educarse y formarse bien. Siempre se lo digo a mi hermana pequeña. Que aproveche la adolescencia para hacer algo más que hablar de chicos.

Has manifestado tu apoyo a Hillary Clinton…

Sí, defiende a las mujeres y está concienciada de los problemas a los que nos enfrentamos. Desde su posición, es feminista y me gustaría que llegara a lo más alto.Decías que la música te permite mostrarte como eres, mejor que la interpretación.

Realmente, tu música rompe con la imagen que tenemos de ti.

Sí, sorprende. Creo que no está hecha para los que me conocen de la tele ni los que escuchan pop. De adolescente escuchaba mucho rap, que me ha influenciado, como toda la música que normalmente oigo: Neil Young, Elvis Costello, Joni Mitchell, Fleetwood Mac…

¿Y qué haces en tu tiempo libre?

Me encanta cocinar y comer sano. Últimamente, preparo mucho salmón de mil formas diferentes, pero si tengo hambre me hago pasta o cuscús. Juego con mis perros, hago deporte, veo amigos, cuido mi jardín... Tengo un jardín enorme con hierbas frescas como albahaca, tomillo y romero, que utilizo para cocinar. Y también con lavanda, un naranjo, dos limoneros, una higuera...

Si cotilleamos tu armario, ¿qué nos sorprendería?

Que no tengo muchas cosas. Me deshago de mucha ropa. Lo que más me gusta son los bolsos y los jerséis, porque soy friolera. Para las alfombras rojas tengo una estilista que me ayuda a elegir qué me pongo, pero en mi vida normal soy muy relajada vistiendo, muy normal. Nada it girl. Mi estilo es casual. En mis actuaciones musicales, normalmente, voy con pantalones de piel y camiseta. En general, me gustan los colores y evito vestir de negro.