Fabmuse_Diana / INSTAGRAM

Las 5 dietas más saludables del mundo

Paola Lei | Woman.es

1. Dieta Mediterránea: España, Grecia e Italia Sus beneficios han sido estudiados desde los años 70. Se ha comprobado que incluso el aceite de oliva puede ayudar a perder peso y a reducir el riesgo vascular. Se basa en el consumo de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos, secos y aceite de oliva. Incluye carne, pescado y vino tinto.

2. La Nueva Dieta Nórdica: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. Esta versión de la dieta nórdica incluye un 35% menos de carne que la clásica, más cereales integrales. Es similar en algunos alimentos a la Mediterránea pero en lugar de aceite de oliva emplea como grasa mayoritaria el aceite de canola, en lugar de pan los cereales suelen ser avena y centeno y frutos locales como las berries. Como carnes incluyen el reno y como pescado el salmón. A esta dieta se le atribuye un impacto positivo en la eliminación de la grasa abdominal

3. Dieta Tradicional Okinawa. Japón Es un régimen hipocalórico rico en frutas y verduras que se impuso en los duros años anteriores a la II Guerra Mundial. Se compone de boniatos, arroz, vegetales de hoja verde y amarilla, soja y tofu y cantidades pequeñas de pescado, carne magra y te. Se considera que es la responsable de las altas tasas de longevidad de la población de la isla de Okinawa.

4. Dieta Tradicional Asiática. China Esta dieta es el resultado de un estudio realizado en los años 90 para elaborar un Pirámide de la Comida Asiática que priorizó el arroz, los noodles, los cereales integrales, las legumbres, las semillas, las verduras y los frutos secos. El pescado y el marisco, como opciones para algunos días y los huevos y el pollo, para una vez a la semana. A esta dieta se le atribuyen las bajas tasas de obesidad , diabetes y enfermedades cardiovasculares de los países del continente asiático.

5. La Paradoja Francesa. Francia Los franceses tienen una de las más bajas tasas de obesidad del mundo y una alta esperanza de vida a pesar de tener una dieta rica en grasas como la mantequilla, el queso, el yogurt entero, el pan y el chocolate. Los científicos creen que la paradoja francesa se explica por el estilo de vida de los franceses más que por lo que comen. Por ejemplo, se sirven porciones pequeñas, no comen entre horas, van caminando a todas partes y comen muy despacio.

// Outbrain