La periodista y conductora del programa 'Julia en la Onda' Julia Otero. | RO / GTRES

La entrevista sobre cáncer que Julia Otero hizo al profesor López-Otín antes de anunciar su enfermedad

"En un rinconcito han aparecido 'células egoístas', como las llama mi querido doctor López Otín", ha explicado Julia Otero al anunciar que padecía cáncer.

Clara Hernández | Woman.es

Este lunes los oyentes de Julia Otero, presentadora del programa radiofónico 'Julia en la Onda', escuchaban de la propia periodista que le había sido diagnosticado un cáncer. "El martes pasado, en un control rutinario, llegó la sorpresa. En un rinconcito aparecieron unos centímetros de células egoístas, como las llama mi querido doctor López-Otín, esas que no procuran el bien común", explicaba. 

El médico a quien ha querido citar en su declaración, y a quien ha elogiado públicamente en diversas ocasiones, es el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo y con prestigio internacional Carlos López-Otín, quien ha visitado con frecuencia su programa provocando siempre en las redes regueros de agradecimientos por trasmitir "ciencia tan bien contada". Y que es autor de la frase a la que se ha referido Julia y que dice así: "Hay células que pierden el altruismo, no desean morir, son egoístas y generan enfermedades". 

Precisamente, una de las visitas que realizó Carlos López-Otín a 'Julia en la Onda' versó sobre el cáncer  y sobre los avances que se estaban haciendo en ese campo, dando un mensaje de optimismo pero a la vez sin ocultar la gran cantidad de interrogantes que siguen rodeando a la enfermedad.

El experto, junto con otros equipos españoles e internacionales, había sido clave tres años antes en la labor de descifrar los cuatro primeros genomas de la leucemia"Sin embargo, habíamos invertido dos años en descifrar cuatro genomas y teníamos que descifrar 500", recordó el catedrático, con modestia, en el estudio. "Pasada la euforia, comenzamos a elaborar nuevas estrategias para mejorar la eficiencia del proceso de descifrado y por eso hoy ya podemos decir que hemos completado casi 400".

"La cooperación científica puede lograr metas insospechadas", opinó, antes de admitir que "cada tumor es único", lo que dificulta la labor médica. "Incluso dentro del mismo grupo tumoral, como leucemias, es imposible encontrar dos que tengan un número común de alteraciones". Por ello, "hay que hablar de enfermos, no de enfermedades", declaró antes de enunciar una de las frases que más le gustó a Julia Otero y que luego esta utilizó para titular la entrevista: "Un cáncer es un naufragio genómico, un caos. Pero dentro del caos siempre existe un orden por descifrar y ese es el objetivo".

La misión del oncólogo, por tanto, sería recuperar la armonía molecular, algo complicado pero que cada vez es más frecuente porque "la ciencia avanza despacio pero incesantemente", continuó López-Otín, que afirmó que "en leucemias pediátricas o en cáncer de mama muchísimos pacientes se curan, casi su mayoría". "En total, más de la mitad de los tumores son curables", afirmó el doctor. 

Julia Otero se interesó por el cáncer de páncreas por sus bajas cifras de éxito. "La biografía del cáncer de páncreas, cuando se muestra, casi siempre es tarde, no da señales", indicó el experto, que también admitió que faltan fármacos que inhiban las actividades indeseadas de los genes mutantes, aunque volvió a mandar un mensaje de esperanza ante el avance de la ciencia.

"Si hace cinco años me hubieran dicho que podíamos descifrar el genoma de una persona en una noche hubiera dicho que era imposible porque el primer genoma humano se tardó 15 años y costó 3 millones de dólares (...). Si cada paciente nos llevara 15 años, no habría vida. Pero la técnica avanza y hace que el concepto de imposible retroceda tan velozmente que hace que hoy sepamos en una noche secuenciar un genoma", concluyó.