woman | El lujo de ser mujer

INSTAGRAM

#Iphone6Challenge o el último reto viral que impulsa la extrema delgadez

Woman.es

Tras el absurdo reto #A4challenge que determinaba la delgadez midiendo tu cintura con un folio DinA4, ahora llega el turno de #Iphone6Challenge o lo que es lo mismo, determinar la delgadez de tus piernas comparándolas con dicho smartphone.

Esta última locura viral, al igual que las anteriores llega desde China. El procedimiento consiste en unir las rodillas y disponer el Iphone 6 sobre ellas. Si estas se ajustan a los 13,5 centímetros (ni uno más ni uno menos) del móvil, se puede decir que tienes la delgadez idónea según dicta esta práctica. Una cifra que está lejos de adecuarse al promedio femenino y que, nuevamente, difunde un canon corporal inalcanzable. 

© Instragram

No solo es imposible determinar la delgadez de una persona con un procedimiento tan poco ortodoxo sino que este tipo de prácticas lleva a engaños y pone en riesgo la salud de mucha gente. Cada cuerpo y cada persona es diferente y por ello debemos seguir unas pautas de nutrición y ejercicio sanas y adecuadas que mucho distan de estas prácticas tan absurdas como peligrosas. 

 

 

#iphone6leg #Iphone6腿 #ㅋㅋ #tasting

Una foto publicada por @minzy94k el

 

想睡了就來個I6腿吧 不知道大家是怎麼了 借了一隻手機拍拍 晚安 #iphone6腿

Una foto publicada por 羅宛華 (@wanhwa.luo) el

 

#iphone6腿 #fitness ✨

Una foto publicada por Jieqiong Ding (@crystal_dingjieqiong) el

GTRES

Estos pequeños cambios te dejarán como nueva

Sustituir un alimento por otro más saludable te hará sentir mejor.

Paola Lei | Woman.es

1. Come la fruta entera en vez del zumo

Un vaso de zumo de naranja es saludable, pero la naranja entera lo es mucho más. Así pasa con casi todas las frutas porque la fibra y los nutrientes se pierden cuando solo se consume el zumo.

2. Cambia el café con leche por té verde

Según algunos estudios, el café con leche de las mañanas puede suponer más de 300 calorías y una buena cantidad de azúcar. Si lo cambias por una taza de té verde que contiene cero calorías y la suficiente cafeína para despertarte no ganarás peso y estarás acelerando el metabolismo.

3. Cambia la lechuga por la espinaca

La lechuga iceberg no es muy rica en nutrientes, la espinaca sin embargo es fuente de ácido fólico y hierro. Recuerda que mientras más oscuro sea el color del vegetal más te conviene comerlo.

4. Toma agua en lugar de refrescos con las comidas

Nada más sano que el agua para comer. Los refrescos contienen demasiado azúcar.

5. Sustituye las patatas fritas de bolsa por palomitas de maíz

No es que adelgacen las palomitas, pero la misma cantidad de patatas fritas te harán engordar tres veces más.

6. Pásate totalmente a la harina integral

Asegúrate de que el principal ingrediente del pan que comes cada día sea trigo integral. Y, recuerda que muchas veces los panes multicereales no son totalmente integrales, solo contienen una mezcla de varios trigos.

7. Come más veces al día

No te saltes las comidas. Busca el tiempo para comer, pues espaciar demasiado las comidas solo sirve para sentirte agotado todo el día y para comer más cuando te sientes a la mesa.

8. Institucionaliza la fruta como el tentempié de media tarde

Parece pequeño pero es un gran cambio. Cualquier cosa que comas para aliviar el hambre de media tarde cámbiala por una pieza de fruta. Solo por ese cambio perderás peso e incrementarás tu ingesta de nutrientes.

9. Elige una tostada en lugar de un bollo para desayunar

Un bollo industrial puede contener casi cinco veces las calorías de una tostada de pan integral que además es mucho más rica desde el punto de vista nutricional.

10. Cocina en casa en lugar de salir a comer fuera

Puedes intentar elegir el menú más sano cuando sales a comer fuera, pero realmente nunca controlas del todo la calidad de los ingredientes. La única manera de hacerlo es ir al mercado a comprar y cocinar en casa. Ahorrarás dinero y muchísimas calorías.

@selenagomez / INSTAGRAM

Tres comentarios que nunca deben hacerse a una persona que está a dieta

Hacer dieta es duro y la gente es muy torpe. A veces un comentario aparentemente inofensivo puede hacer sentir muy mal a alguien que está haciendo un gran esfuerzo para mejorar su vida. A veces ni el que dice el comentario ni el que lo recibe lo nota, pero el daño está hecho y ha minado de manera conciente o inconciente la moral del compañero.

Paola Lei | Woman.es

Evita hacer estos tres comentarios a alguien que está intentando perder peso

1. "¡¡Uff, antes eras más divertida!!"

Y probablemente sea cierto. Comer pizza es más divertido que tragar lechuga iceberg y el que está a dieta es el primero que lo sufre, ergo no necesita que nadie se lo recuerde. Uno de los peligros a los que se enfrenta alguien que empieza un régimen es a quedarse sin vida social, a ausentarse de cenas y reuniones en las que no puede controlar lo que come. Ya tiene bastante con eso para que además le recuerden que es aburrido como una ostra.

2. ¿Y te vas a comer eso? ¿Qué clase de régimen es el tuyo?

Bueno, alguien que lleva 1000 calorías quemadas en el gimnasio y una dieta estricta de lunes a viernes puede permitirse alguna alegría el fin de semana. Lo ultimo que necesita es un comentario pasivo agresivo de lo mal que le va a sentar unos nachos con guacamole y queso. La respuesta perfecta para salir de la situación es: “Me lo puedo permitir, llevo una dieta equilibrada el resto de la semana”. Y asunto zanjado.

3. ¿Y ya no has perdido todo el peso que querías? (Esta pregunta suele ir acompañada de un barrido visual de la cabeza a los pies)

Aunque una persona haya conseguido sus objetivos de peso debe hacer cambios sostenidos en su estilo de vida para no volver a engordar. Y es posible que a ojos de un extraño parece que aún sigue a dieta, lo que parece molestar a algunas personas. Como debes centrarte en tus objetivos y cuidar lo que has conseguido la mejor respuesta a esta pregunta es: “Ahora como así siempre, este es mi nuevo yo”.

@collagevintage / INSTAGRAM

Cinco mentiras que las mujeres solemos decir a los médicos

Sí, todas los hemos dicho en alguna ocasión. 

Paola Lei | Woman.es

1. No bebo

Pero seguramente bebes una caña diaria o una copa de vino. En términos clínicos eso puede ser suficiente para que el consumo de alcohol se considere un factor de riesgo para algunas enfermedades. No te están preguntando si llegas a casa borracha cada día, solo si bebes alcohol a diario. Y sí, una caña es alcohol.

2. No fumo

A nadie le gusta que el médico le eche una bronca, pero aún así si fumas debes decirlo. Es una información importante, aunque solo fumes cuando bebes o cuando sales con los amigos.

3. No tengo prácticas sexuales de riesgo

Reconocer que alguna vez uno no ha usado preservativo es incómodo incluso delante de los amigos. Es mejor decir una mentira piadosa y evitar comentarios, pero esta estrategia no debes ponerla en marcha con tu médico, es mejor ir con la verdad por delante. No te va a juzgar (bueno, algunos sí), es un profesional que necesita información para poder hacer bien su trabajo, y la gran beneficiada siempre vas a ser tú.

4. Me tomo la medicación exactamente como usted la ha prescrito

Muchas veces introducimos pequeñas variaciones en los tratamientos porque pensamos que controlamos. Por ejemplo, nos saltamos las dosis y luego las doblamos, o detenemos los tratamientos por nuestra cuenta. Si haces algo de esto, lo mejor es que informes al médico aunque te cueste una bronca.

5. Me hago el autoexamen de mama cada mes

Es una recomendación universal que pocas veces se cumple a rajatabla. Sin embargo, si el medico pregunta probablemente le diremos que sí. La verdad es que lo mejor es decir que no, así él pondrá más atención  en su revisión anual.