ISTOCK

"He intentado perder peso sin éxito durante años y solo hay una cosa que me ha funcionado"

Testimonio de una mujer que después de probar varias dietas a lo largo de muchos años consiguió perder el peso que deseaba. 

Paola Lei | Woman.es

“Llegué a mi punto de no retorno en la primavera de 2013, después de las vacaciones de Semana Santa para ser exactos. Estaba cansada y perpetuamente incómoda. Siempre había tenido buen ánimo, vengo de una familia acostumbrada a ver siempre la botella medio llena y no me sentía bien por no ser capaz de controlar mi sobrepeso. Después de una cena copiosa e indulgente que me hizo sentir horrible y gorda decidí que ya era suficiente porque esa no era la vida que yo quería vivir.

Al irme a la cama esa noche pensé que todos los intentos previos para adoptar hábitos saludables habían fracaso estrepitosamente por lo tanto algo habría hecho mal. Pensé que en todos mis intentos anteriores me había concentrado en todas las cosas que no había hecho: el peso que no había perdido, las cosas que no debía comer o beber, eran pensamientos restrictivos que no me dejaban disfrutar del proceso. Realmente las restricciones solo traen pensamientos negativos que hacen que finalmente renuncies a seguir intentando perder peso, entre otras cosas porque me ponía objetivos poco realistas.

Así que decidí cambiar radicalmente mi estrategia y decidí ser más amable y generosa conmigo misma y rebajar el nivel de prohibiciones que suponía también bajar la agresividad del discurso que tenía conmigo misma y los sentimientos de vergüenza hacia mi, mi cuerpo y mi actitud. En lugar de eso, decidí ser más positiva y tener más paciencia conmigo misma y con mi esfuerzo.

Y entonces pasó algo sorprendente. Esta nueva perspectiva sobre un aspecto de mi vida influyó positivamente en el resto, desde el trabajo hasta mis relaciones personales. Además perdí 60 kilos y me puse en un mejor lugar psicológicamente hablando.

Estas son las recomendaciones para aquellos que quieran experimentar el placer de perder peso sin autoflagelarse demasiado.

No pidas disculpas por todo

Sobretodo si estás haciendo una gran esfuerzo y estás dando lo mejor de ti (en un entrenamiento, por ejemplo). Si no estás a la altura del resto ya lo estarás pero no es culpa lo que hay que sentir, sino la sensación de estar en el principio de un camino, un sitio por el que pensaron todos los que ahora lo hacen mejor que tú.

Repiensa tus metas y objetivos

La vida cambia y las prioridades cambian. Quizás debas plantearte objetivos realistas y flexibles que se adapten a cada momento de tu vida. Tampoco hay que querer ver resultados muy rápido, es más importante enfocarse en un plazo mediano o largo que hagan tus objetivos más sostenibles.

Cuando cometas un error busca la causa

No te quedes en el lamento y pregúntate por qué te has equivocado. Por ejemplo, yo me equivocó mucho cuando pierdo el control sobre mis gastos. Si dejo de mirar un tiempo mi cuenta bancaria cuando la vuelvo a revisar me doy cuenta de que he gastado más de la cuenta. Mientras mejor te conozcas a ti mismo más fácil será evitar errores, o al menos podrá ver de dónde vienen.

Relacionados