La duquesa de Cambridge ha encontrado un nuevo método para liberarse del estrés. | Owen Humphreys / GTRES

'Forest bathing': la práctica japonesa que Kate Middleton utiliza para liberarse del estrés

¿En qué consiste?

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

La agenda de Kate Middleton es una de las más completas de la Casa Real Británica. Eventos benéficos, actos sociales, viajes de Estado... Si a todo eso le sumamos la crianza de sus tres hijos y el intentar mantener una vida privada al margen de sus obligaciones reales, ¿cómo encuentra la duquesa de Cambridge el equilibrio mental y físico? La respuesta la encontramos en el 'Forest Bathing'. ¿El qué? Tranquila, que te lo explicamos en un momento. 

El 'Forest Bathing', que vendría a traducirse como 'baño de bosque', es una práctica japonesa que consiste en pasear de manera relajada y sin prisas por el bosque. Así de fácil. Una rutina que parece haber calado hondo en Kate Middleton después de que participase en el diseño del Back To Nature Garden en el marco del Chelsea Flower Show junto a tres diseñadores paisajistas que le dieron a conocer esta práctica.

La idea del 'Forest Bathing' es conectar con todo lo que te rodea en ese momento. Los sonidos, los olores, los colores, las texturas... Algunos estudios muestran que la gente que pasa cierto tiempo rodeado de naturaleza muestra mejoras en su presión arterial, su pulso, su humor e incluso mejora su sistema inmune. Cabe decir que Japón es uno de los países con la tasa más baja de enfermedades relacionadas con el corazón y que esta técnica está incluida en su programa sanitario nacional. 

Además, un reciente estudio llevado a cabo por el doctor Mathew White de la Universidad de Exeter ha demostrado que aquellas personas que pasan, al menos, dos horas a la semana en espacios verdes naturales, sufren una mejora importante en su salud en general. Uno de los motivos para que esto ocurra es que los árboles emiten unas sustancias que les protegen a ellos mismo de los parásitos y las enfermedades y es por ello que pasear entre ellos pueden ser beneficiosos para nosotros los humanos.

Pero tranquila, si no tienes un bosque cerca de casa (que es lo más probable), también puedes pasear por un parque o incluso sentarte en un banco y admirar la naturaleza que te rodea en ese momento. De hecho, el estudio citado anteriormente, asegura que lo importante es cumplir el objetivo de rodearse de naturaleza al menos dos horas por semanas. "El estudio indicó que los que lo hicieron durante 60 o 90 minutos, no tuvieron ninguna mejora en su salud", asegura el doctor encargado de la investigación. 

"Pueden ser cuatro paseos de 30 minutos, o ir a dar uno de dos horas un domingo por la mañana. Además, pueden darse en parques urbanos, no hace falta coger el coche e irse lejos de la ciudad porque eso puede generar mayor estrés", remata el encargado de la investigación, Mathew White. 

Relacionados