La endometriosis causa fuertes dolores. | Cosmaa

María Jesús Lillo: "Los hombres deben entender que el dolor de la menstruación puede ser terrible”

Carlos A. Mendía | Woman.es

Una de cada diez mujeres padece endometriosis, una enfermedad provocada por la presencia de tejido del endometrio fuera del útero, lo que provoca fuertes dolores menstruales. La periodista María Jesús Lillo ha sufrido ese calvario incapacitante durante años y ha trasladado su experiencia al libro ‘6 horas’, con el que pretende visibilizar la dolencia.

¿Por qué lo has titulado ‘6 horas’?

Seis horas duró la operación en la que se me extirpó el aparato reproductor y se eliminaron las adherencias que tenía en otros órganos. Fue la único solución a la endometriosis severa que padecía. Y seis horas era el tiempo que duraba el efecto de la medicación que tomaba para el dolor. Los últimos cuatro años hasta que me operaron me los pasé contabilizando los días en seis horas.

En tu libro denuncias que existe un silencio en torno a esta enfermedad, ¿por qué?

Porque es una enfermedad solo de mujeres y asociada a la menstruación, sobre la que todavía existe un cierto tabú. A nosotras todavía nos cuesta hablar del periodo, incluso a veces avergüenza coger un paquete de compresas en el supermercado. Desde pequeñas nos inculcan que hay que ocultarla y que la regla duele y lo tienes que asumir. 

Pero ese tabú no existe en la consulta de un ginecólogo…

No, pero ahí suele surgir otro problema: no todos los ginecólogos saben diagnosticar la endometriosis porque los síntomas varían y pueden confundirse con otras enfermedades. Mi médico me la diagnosticó pronto porque tenía quistes en los ovarios, pero como luego desaparecieron, creyó que me había curado. Los dolores siguieron siendo constantes y tan insoportables que cambié de ginecólogo y acabé operándome.

iStock

¿Un jefe en una empresa comprende que el dolor menstrual puede ser incapacitante?

Mi libro, además de intentar que las mujeres que padecen endometriosis no se sientan solas, pretende hacer entender a esos hombres que están en nuestra vida que algunas mujeres sufren dolores menstruales terribles que incluso llegan a hacerles perder el conocimiento. Además, provocan que disminuya su productividad. La única manera de que lo comprendan es hablar de ello, hacer ver a los jefes o a nuestras parejas que el dolor no tiene que estar asociado a la regla y que si se produce es porque suele estar relacionado con una patología.

¿Los médicos deberían dar más bajas laborales en esos casos? 

Por supuesto. Yo he sido muy burra. Asumía que era un dolor que tenía que soportar y seguía adelante en el trabajo y fuera de él, siempre agarrada a mis pastillas, pasándolo fatal. Y no habría que hablar solo de bajas laborales, sino también de incapacidad permanente para los casos más graves, aunque es muy difícil que un tribunal médico llegue a admitir lo incapacitantes que llegan a ser los síntomas.  

¿Y el desgaste psicológico? 

Imagínatelo. Patologías de este tipo, que te restan tanta calidad de vida, deberían contar con un apoyo psicológico. Una de las posibles consecuencias de la endometriosis es la infertilidad. Hay que entender también el golpe que supone eso para una mujer que desea ser madre. Es una enfermedad que merece más atención y más investigación.