9 mandamientos para mantener el armario limpio y en orden

Te interesa:

· Solo necesitarás 33 prendas en tu armario, según la última moda que triunfa en internet.

· El #bonitismo y el #konmari, movimientos para ser feliz.

Paola Lei | Woman.es

 

Se llama Marie Kondo, es japonesa y es una especie de filósofa del orden y la limpieza. Fue incluida por la revista TIME en su lista de las 100 personas más influyentes. Su libro The Life-Changing Magic of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing es uno de los grandes best sellers de Estados Unidos.

Su promesa es cambiar tu vida a través del orden, y asegura que puede conseguir que ames la limpieza y la organización. Como lo oyes. Lo cierto es que con solo 30 años ha conseguido que miles de personas hayan seguido su método y dejen de ver el orden como un estado transitorio y más bien corto e interrumpido en sus vidas y en cambio ahora vivan en un nirvana de organización.

Su método se basa en dos principios básicos: hay que deshacerse de todos los objetos que no nos produzcan una chispa de alegría. De todo aquello que ni fú ni fá. Que no te gusta pero tampoco te disgusta. Que lo tirarías pero al final mejor lo guardas. Solo debes conservar en tu armario las cosas de las que estés enamorada.

“Ya no está de moda”, “No me entra” o “está estropeado” son argumentos inútiles para esta coach “Hay que coger cada objeto en la mano y tras vistazo rápido, decidir si todavía nos produce alguna emoción”. Una vez que has decidido qué se queda en tu armario,

Marie Kondo enseña a plegarlo todo en pequeños rectángulos, como rollos de sushi, según ella “la ropa tiene que estar cómoda en el armario.”

El segundo principio es que nunca hay que comprar dispositivos de organización, como cajas de plástico, separadores, etc. Según su teoría nuestras casas ya tienen toda la infraestructura necesaria para estar ordenada.

Además, ella insiste en que el orden es un proceso interno, “un diálogo con uno mismo”. No se trata de tirar a la basura o los desechos, o las sobras de la comida. Limpiar el armario es una despedida de objetos queridos que en muchos casos nos han acompañado en momentos importantes de la vida.

Así que en un gesto muy japonés, ella propone que nos despidamos de cada uno de los objetos, incluidos los calcetines, antes de depositarlos en algún lugar donde puedan ser aprovechados por otras personas.

La "niñera zen", como la han bautizado los medios, propone que guardemos la ropa pensando en su bienestar. Por ejemplo, dice que el tiempo que los calcetines pasan en el cajón son para ellos sus vacaciones, así que no merecen estar desparejados, apretujados o aplastados por otras prendas.

Aunque todo suena un poco infantil, lo curiosos es que las millones de personas que han probado su método aseguran que su vida ha cambiado porque han entendido la esencia de su filosofía: si amas tus cosas, trátalas con respeto y al deshacerte de ellas, despídete como es debido. De ese modo, asegura la coach, comprarás menos y le darás más valor a tus compras.

Kondo llegó muy joven a la conclusión de que la mayoría de personas, desde su juventud, “acumulan una gran cantidad de cosas innecesarias e invierten en muchísimo material de almacenaje poco efectivo”, según escribe en su libro. “Acumular demasiada ropa, no saber elegir correctamente y no guardar las cosas de un modo adecuado son los factores que hacen que muchas mujeres “pierdan” su ropa en el fondo del armario.

Estos son sus nueve mandamientos para mantener el armario limpio y en orden

1.- Ordenar las prendas por categorías, no por localización.

2.- Guardar únicamente prendas que nos transmitan emociones de alegría.

3.- Prescindir de lo que no se usa: “lo que no necesitas tú, ni tampoco nadie de tu familia”.

4.- Despedirse de cada pieza que se tira “con gratitud por los servicios prestados”.

5.- Ordenar correctamente y de forma efectiva una vez, y ya permanecerá así para siempre.

6.- No hacer maratones de orden, ya que tienen efecto rebote. Es mejor crear una rutina de limpieza.

7.- Comenzar a ordenar las cosas más fáciles para no abandonar la tarea a medio hacer

// Outbrain