Todo lo que debes saber sobre la copa menstrual. | PEXELS

Las dudas que siempre tuviste sobre la copa menstrual (y que nunca te atreviste a plantear) resueltas por expertas para que, por fin, te atrevas a dar el paso

Créenos, es un cambio de hábito que te solucionará la vida.

SANDRA GONZÁLEZ | WOMAN.ES

El uso de la copa menstrual cada vez está más normalizado (especialmente a raíz del 'boom' que ha tenido en estos últimos años, causado principalmente por una mayor preocupación de la salud de nuestro cuerpo y, por supuesto, del medio ambiente). Sin embargo, somos conscientes de que a muchas mujeres, a día de hoy, su uso todavía le sigue causando cierto rechazo o temor.

No es fácil cambiar de rutinas y menos aún cuando se trata de un hábito de higiene al que tenemos que recurrir todas las mujeres una vez al mes y en el que nuestra principal preocupación en sentirnos cómodas con nosotras mismas pero, de verdad, créenos si te decimos que utilizar la copa menstrual hará que te olvides de que tienes la regla y, lo que es mejor, será totalmente beneficioso para tu salud.

- 7 productos de cosmética zero waste para reducir tu consumo de plástico

- El ciclo menstrual afecta (y mucho) al estado de nuestra piel pero, tranquila, existen 'tips' que nos ayudan a remediarlo

Probablemente ya habrás oído hablar en más de una ocasión de este producto y, como bien sabrás, tiene sus defensoras y detractoras. Sin embargo, nuestro objetivo de hoy ha sido el de conocer e investigar más sobre el uso de la copa menstrual y resolver todas esas dudas reales de mujeres que todavía no se han atrevido a dar el paso. Y, para ello, hemos preguntado directamente a distintas expertas en salud femenina

Todo lo que debemos saber sobre la copa menstrual

Para empezar, es importante saber que la copa menstrual es un producto 100% recomendado por los que más saben de salud e higiene femenina. Sara Ando Lafuente, fisioterapeuta especialista en disfunciones del suelo pélvico, lo tiene claro: "la copa menstrual es el producto de higiene femenina para la menstruación más útil en la mujer. En primer lugar porque es reutilizable, por tanto contamina mucho menos que las compresas y los tampones. Además, es mucho más saludable ya que simplemente recoge la sangre y al vaciarse se expulsa la misma, dejando nuestra flora vaginal intacta y sin tener que acumular sangre en la zona perineal, como ocurre con las compresas de manera que entre en contacto con la uretra que es una zona de riesgo para las infecciones de orina". 

Por su parte, para Érica Santillán Sánchez, especialista en sexología de la marca especializada en copas menstruales solidarias GlupCup, "se trata de la alternativa más respetuosa con nuestra salud, con el medio ambiente y con nuestro bolsillo. Además, favorece el autoconocimiento, y permite reconciliarnos con nuestra menstruación. Es común que se transmita una idea negativa de la menstruación: que es sucia, que huele mal, que da asco… Cuando usamos la copa podemos ver la menstruación tal cual es, libre de tóxicos (como ocurre en el caso de los tampones) y apreciar que solo es sangre". 

Mientras que Elena Ruiz, experta ginecóloga de Enna, considera la copa menstrual como un producto que "protege, no altera el microbiota vaginal, respeta el pH vaginal. Además, es segura, evita los incómodos manchados, ecológica, económica, reutilizable y tiene una larga duración de uso". 

UNSPLASH

Copa menstrual vs. tampones

He aquí el gran dilema. Muchas mujeres, al final, siempre acaban recurriendo a los tampones porque les parecen mucho más cómodos pero, ¿qué es lo más recomendable?

"Los tampones absorben mucho, demasiado. Esto hace que pueden desequilibrar nuestra flora vaginal (cambios en el PH) y resecar la zona, facilitando que puedan desarrollarse infecciones como la candidiasis. El hecho de que sean tan absorbentes, también puede hacer que se produzcan algunos microdesgarres en las paredes vaginales al quitarlos, que además de provocarnos molestias aumentan las posibilidades de infección o enfermedades", explica Érica Santillán.

Algo en lo que también coincide la experta en suelo pélvico Sara Ando, "el uso de tampones puede tener un efecto negativo al no absorber solo la sangre de la menstruación sino la flora vaginal que nos protege de otras bacterias". Para explicarlo detalla: "la copa menstrual solamente recoge la menstruación, manteniendo nuestra flora vaginal intacta. Además, durante el verano el uso de tampones en la piscina implica la absorción del agua de la misma entrando en nuestra vagina a través del tampón. Esto no ocurre con la copa". 

Por último, también es importante detallar que para la fabricación de tampones se utilizan químicos para hacerlo más blancos y suaves y, sin duda, estas sustancias son perjudiciales para nuestro cuerpo. "A esto hay que añadirle que la mucosa vaginal es muy permeable, lo que hace que estos componentes pasen más fácilmente a nuestra sangre. Además, estos químicos en contacto con el sangrado son los responsables de ese olor desagradable que a veces se relaciona a la menstruación", asegura Érica Santillán

¿Cuándo no está recomendado el uso de la copa menstrual?

Se suele pensar que la copa menstrual solo es apta para mujeres jóvenes que ya hayan mantenido relaciones sexuales, pero puede ser utilizada independientemente de la edad. "En este punto suelen surgir dudas en relación a la posible ruptura del himen en personas más jóvenes. Es importante conocer nuestro cuerpo y romper con las creencias erróneas que nos han sido transmitidas en torno a la virginidad", explica Érica Santillán.

"El himen es una membrana que puede romperse a lo largo de la vida por múltiples motivos (una caída, haciendo deporte...). En muchas ocasiones, cuando tenemos la menstruación por primera vez, esta membrana no recubre la totalidad de la entrada vaginal. Por esto es tan importante reconocer nuestros genitales desde muy temprana edad, viendo esto sin ningún componente erótico y como una actividad de educación sexual que permite aprender sobre nuestro cuerpo", añade. 

No obstante, el uso de la copa menstrual tendría que ser valorado por un profesional en el caso de mujeres con ciertos problemas de suelo pélvico, según explica Sara Ando, como pueden ser incontinencia urinaria, dolores en las relaciones sexuales, dolor pélvico crónico, o incontinencia fecal. 

Otros casos que pueden complicar el uso de este producto, porque podría resultar difícil de colocar o ineficaz, son los de "mujeres con prolapsos, con una hipotonía severa o una hipertonía de suelo pélvico o con dolor pélvico crónico". En este sentido, se debería tratar el problema de la mano de un fisioterapeuta especializado y, cuando se considere, se podrá retomar el uso de la copa así como valorar el tamaño adecuado. 

UNSPLASH

Copa menstrual y embarazo

Otra de las dudas más comunes sobre el uso de la copa. Desde un punto de vista ginecológico, "se puede utilizar 40 a 45 días después del parto, ya que pasado este tiempo los cambios sufridos revierten y el organismo femenino vuelve a la normalidad. Por otra parte, es el tiempo habitual que tarda en restablecerse la menstruación en una mayoría mujeres, con alguna excepción especial por la lactancia", explica la doctora Elena Ruiz

GlupCup!

Dudas reales de mujeres reales

En Woman.es hemos hecho una encuesta a mujeres en la que han compartido de manera anónima cuáles son las principales dudas que hacen que no se atrevan a utilizar la copa menstrual, y estas han sido las planteadas:

1. "Cada vez que me pongo la copa menstrual se me derrama o tengo fugas... ¿Cómo puedo colocarla correctamente?". Responde Alicia Nieto Catalán, CEO & Communications Manager de GlupCup: 

"Es muy frecuente que los primeros meses tengas fugas, pero es cuestión de práctica. Para saber si la has colocado correctamente, debes introducirla hasta que quede dentro de tu vagina por completo y comprobar con el dedo índice que la copa no está doblada (rodea el borde de la copa con el dedo y siente cómo está totalmente pegado a tus paredes vaginales). La copa menstrual, estará bien colocada si intentas moverla y no lo consigues, eso significa que el efecto vacío es el adecuado".

2. "Me parece que la copa menstrual es más antihigiénica que los tampones normales, pero, ¿realmente es así? Me preocupa si me tengo que cambiar en el trabajo o situaciones similares". Responde Elena Ruiz, experta ginecóloga:

"No, la copa es más ecológica y reutilizable, genera menos desechos que otros absorbentes. Aunque si es cierto que la mujer tiene más conexión con la sangre, la visualiza directamente. No existe inconveniente para que puedas cambiártela en el lavabo, donde puedas lavarte las manos".

3. "La forma convencional de ponerla no me funciona porque no me entra... ¿Hay opciones para ponerlas de forma más fácil?". Responde Alicia Nieto:

"Cada mujer debe buscar la que le resulta más cómoda. Para principiantes siempre recomendamos el “cohete”, que consiste en plegar un lado de la copa hacia dentro, de tal forma que se quede una puntita del tamaño de un dedo. Cuando te acostumbres, prueba con la “C”; es la forma más clásica porque se abre fácilmente en el interior de la vagina. Si ves que se complica, prueba varias posturas jugando con la posición de las piernas o mójala con agua para que resbale mejor".

4. "¿Cómo sé qué talla tengo? (Usé una pequeñita y se me sale pero dudo si es porque no sé usarla...)". Responde Alicia Nieto:

"Existe una norma general que no falla en el 99% de los casos a la hora de elegir la talla. La talla pequeña está indicada en mujeres menores de 30 años que no hayan sido madres y la talla grande deben usarla mujeres mayores de 30 o aquellas que hayan tenido parto vaginal o por cesárea con dilatación". 

5. "Si sangro teniendo coágulos, ¿también puedo utilizar la copa menstrual? Me da la sensación de que se va a derramar...". Responde Elena Ruiz:

"Los coágulos sanguíneos ocurren los primeros días y durante la etapa de mayor sangrado. El flujo menstrual no es solo sangre, va acompañada de células sanguíneas, de endometrio (tejido de revestimiento del útero) y proteínas. Es más difícil que se derrame sangre líquida que coagulada". 

6. "Me molesta mucho la copa al ponérmela... ¿Por qué ocurre esto?". Responde Alicia Nieto:

"Puede deberse a dos opciones: la copa menstrual que estás utilizando es de un material muy rígido y duro diferente a la silicona médica; o porque estás muy nerviosa cuando llega el momento de ponértela. Ten en cuenta que los músculos de nuestra vagina se contraen automáticamente si estamos tensas y este suele ser el principal error que cometemos cuando empezamos a usar la copa. Relájate, respira, colócate en una posición cómoda y no tengas prisa. Prueba a colocártela unos días antes de la regla para practicar sin sangrados". 

7. "¿Cuántos modelos tienen vaciador de tampón? ¿Es muy incómodo vaciarla si no?". Responde Elena Ruiz

"Que yo conozca solamente hay una copa menstrual en el mercado que se vacía con tapón. Desde mi opinión, no aporta ventajas adicionales". 

8. "¿Cómo sé si me la he colocado bien?". Responde Alicia Nieto: 

"Cuando se queda fija en el interior de la vagina y no puedes moverla. Prueba a girarla sobre sí misma, si se mueve es que no ha hecho el efecto vacío correctamente". 

9. "¿La copa una vez retirada, se vacía?". Responde Elena Ruiz:

"Sí, por supuesto, se vacía y se lava, luego se esteriliza (hay que hacerlo antes y después de cada regla), se deja secar y se guarda". 

10. "Mi duda existencial es si no colma, es decir, si no acaba chorreando". Responde Elena Ruiz:

"La copa no requiere vaciarse frecuentemente, aunque dependerá de tu cantidad de flujo. Por eso es importante que los primeros ciclos vacíes la copa cada 3-4 horas. Así verás realmente la cantidad de sangrado y sabrás hasta cuando aguanta tu copa antes de que rebose".