Gwyneth Paltrow y su madre, la actriz Blythe Danner: un ejemplo de buena genética. | Scott Wintrow / GETTY

¿Qué dice el cuerpo de tu madre sobre tu salud?

¿Estás destinada a heredar el cuerpo de tu madre, su piel o sus enfermedades? Hay mucho escrito en los genes pero tú también puedes determinar una parte de tu futuro.

Paola Lei | Woman.es

En muchos casos, mirar a tu madre puede ser como mirarse en un espejo.

“La salud de tu madre puede ser, muchas veces, una especie de bola de cristal en la que puedes adivinar tu futuro, ver tus arrugas o averiguar como será el ancho de tu cintura a los 70 años”, explica Pamela Peeke, profesora de Medicina de la Universidad de Maryland y autora del libro 'Body for life for Women'.

Pero la experta también advierte que los genes no escriben la historia completa de tu vida y que tus comportamientos y hábitos tienen un amplio margen de maniobra en la salud.

Aquí te ponemos cinco características que sí llevas escritas en el ADN y que puedes adivinar a través de u madre.

La forma de tu cuerpo
La grasa que se acumula en la cintura y el abdomen está muy relacionada con la genética. Si tu madre tiene tripita y no la quieres tener, tendrás que hacer un esfuerzo y cambiar algunos hábitos porque tienes una predisposición genética a acumular grasa en esa zona. Empieza a cortar el consumo de carbohidratos y azúcar y practica alguna actividad física que permita a tu organismo quemar grasa.

Tu buena forma física
Si tu madre juega al tenis todavía estás de enhorabuena. La resistencia cardiorespiratoria y la respuesta al ejercicio físico está determinada genéticamente en gran medida. Las posibilidades de que hayas heredado de tu madre su elasticidad y flexibilidad (o la falta de ella) es también muy alta.

La piel
La predisposición a sufrir acné o la estructura de la cara (por ejemplo, los pómulos muy marcados) también los has heredado de tus padres. Si tu madre tiene la piel clara y los ojos azules y tú también, probablemente con esa herencia llegarán las arrugas y la densidad de la piel, que en el caso de las pieles muy claras suele ser más fina y propensa a formar arrugas. 

Tu salud mental
Si tu madre o algún familiar cercano tiene tendencia a la depresión, tu riesgo de sufrirla es casi el doble respecto al de otra persona que no tiene ese antecedente genético. Eso no quiere decir que sea tu destino, y de hecho puedes hacer algunas cosas para minimizar ese riesgo, entre ellas dormir bien, practicar ejercicio físico y tener una vida social plena. 

La fertilidad
Que tu madre haya tenido su último hijo a los 44 no quiere decir que vayas a tener su misma fertilidad. Muchas veces es cuestión de suerte. Lo que sí parece ser determinante es la edad a la que tu madre tuvo la menopausia para tener algunas claves acerca de tu fertilidad. Un estudio publicado en la revista 'Human Reproduction' asegura que las mujeres jóvenes cuyas madres dejaron de ovular antes de los 45 años, el número de óvulos declina mucho más rápido que en aquellas cuyas madres no llegaron a la menopausia hasta los 55.