ISTOCK

La verdad sobre el 'detox'

Seguro que has escuchado el término más de una vez, pero… ¿qué significa? ¿Lo necesita nuestro organismo? ¿Cuánto hay de verdad y cuánto de moda?

Olga Tamarit | Woman.es

Los científicos no se ponen de acuerdo. Investigaciones recientes demuestran que ayunar o hacer detox es beneficioso para el organismo. También se pueden acreditar opiniones en contra, como las del grupo de expertos adscritos a la red Voice of Young Science, que llegaron a la conclusión de que el término detox es un mito. Algo similar afirmó Choice, la organización de consumidores de Australia: "Una semana o dos no le salvarán de los daños de un año de comer mal." Susana Moreneo, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), opina que "cuidarse sin llegar al histerismo de los ayunos detoxificantes es bueno. Hay normas básicas de higiene que ayudan a reducir la contaminación tóxica: lavar frutas y verduras antes de comerlas, utilizar recipientes de cristal y no de plástico, reducir la ingesta de alimentos enlatados…"

Entonces, ¿podemos prescindir de los famosos zumos verdes? Nuestras células forman diariamente toxinas que son expulsadas por nuestro cuerpo mediante órganos creados específicamente para ello, como el hígado. Por desgracia, muchas veces no es posible eliminar todas estas toxinas y el problema se agrava cuando no ingerimos los nutrientes necesarios para que nuestro organismo se deshaga de ellas. La pescadilla que se muerde la cola. Una vez que son absorbidas, las toxinas son liberadas a la sangre y pasan al hígado, donde se realiza de forma natural el proceso depurativo. Las enzimas que hacen posible este proceso necesitan una serie de nutrientes para funcionar bien.

Una dieta natural (compuesta por alimentos frescos, enteros y lo menos transformados posibles) proporciona los nutrientes y antioxidantes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo y permite prevenir los daños causados por la oxidación de las toxinas no eliminadas. Así pues, el proceso depurativo se realiza de forma natural, pero no siempre las condiciones interiores y exteriores son las ideales, por eso el cuerpo, a veces, necesita que se le eche un cable. En este sentido, en la mayoría de las culturas siempre han existido periodos de ayuno más o menos estricto en los que se dejaba descansar al organismo. "Nuestras abuelas se depuraban tomando el agua medicinal de Carabaña", nos cuenta Lorena Vela, médica especialista en hidrología médica. Y los icarianos ortodoxos griegos practican el ayuno voluntario durante casi... ¡medio año!

¿Qué significa 'hacer detox'?

Los periodos de detox o restricción calórica no necesariamente implican dejar de consumir alimentos durante días. De hecho, es posible obtener los beneficios de un breve detox cada 24 horas si te organizas para comer solo durante ocho horas al día. Para ello, es importante consumir la mitad de las calorías diarias en el desayuno. El cuerpo tarda entre seis y doce horas en digerir y absorber una comida. Después de ese tiempo, entra en periodo de ayuno, en el cual se hace uso de las reservas. Investigaciones recientes demuestran que ayunar o hacer detox, aunque solo sea un día, puede recalibrar la liberación de insulina y proporcionar un descanso al páncreas, así como disminuir temporalmente los niveles de colesterol y tensión arterial, según el investigador Dan Buettner.

Practica el 'souping'

¿Cuánto tardas en beber un zumo? ¿Y en tomar una sopa? El mero hecho de servirla en un plato y tener que tomarla con cuchara hace que tardes, al menos, veinte minutos en disfrutarla, cuanto más tiempo inviertes en ello, mayor sensación de saciedad. Recuerda también que contienen una gran cantidad de agua, por lo que estarás llenándote con pocas calorías. El ingrediente principal son las verduras, así que estarás consumiendo las raciones que se aconsejan al día. Además, al estar cocinado se facilita una mayor absorción de los nutrientes. La fibra está indicada si tienes digestiones pesadas o difíciles, ya que los ingredientes hervidos de tu sopa facilitarán el proceso digestivo. Las sopas o purés caseros son muy fáciles de hacer, puesto que la mayoría de sus ingredientes son verduras. Prueba a prepararlos en tu casa y a congelarlos para ir consumiéndolos a lo largo de la semana. Disfrutarás así de una forma “a largo plazo” de practicar detox.

Los básicos en tu nevera.

Apio: Es rico en luteolina, que ayuda a bloquear las moléculas del cerebro que provocan la inflamación.

Tomate: Tiene un alto contenido en licopeno, un potente antioxidante que lucha para mantener la función cerebral y para evitar daños, también puedes encontrar pequeñas cantidades de licopeno en la sandía y en el pomelo.

Remolacha: Un hígado obstruido puede provocar acné. La remolacha ayuda a limpiar la sangre y el hígado y mantiene la piel nutrida y brillante.

Zanahoria: Tiene un alto contenido de vitamina A en forma de beta-caroteno, que es un potente antioxidante que previene la degeneración celular y ayuda a retardar el proceso de envejecimiento de la piel. Rica en vitamina C, un elemento clave que ayuda a tu cuerpo a producir colágeno. Contiene potasio, que promueve el crecimiento de células nuevas.

Pepino: Su contenido es 90 % agua, por lo que proporciona una profunda hidratación interna. Jengibre: Ayuda a reducir la inflamación y está lleno de antioxidantes que luchan contra el envejecimiento.

La importancia de la alimentación alcalina.

El pH es el índice que mide la acidez o alcalinidad del cuerpo en una escala del 0 al 14 y, como en casi todo, en el equilibrio se encuentra la perfección, que en este caso es igual a 7,35, cuanto más baja sea esa cifra, más ácido en el ambiente. Mantener un pH neutro garantiza una buena salud. La contaminación, los alimentos procesados y el estrés acidifican el organismo. ¿En qué se traduce esto? En un estado de salud precario con acumulación de toxinas, grasa y líquidos. El estado natural de nuestro cuerpo es ligeramente alcalino, así está protegido ante las enfermedades, impidiendo la proliferación de virus y bacterias. Si nuestro pH se altera, la sangre procura por todos los medios mantenerlo robando nutrientes del resto de los órganos para compensarlo. Las dietas detox contribuyen a corregir el pH alcalinizándolo. También ayuda beber el zumo de medio limón con agua templada en ayunas cada mañana, elegir verduras crudas en tus platos, masticar lentamente l o tomar tisanas en lugar de café y evitar carnes rojas, bebidas gaseosas o alimentos procesados. Las toxinas se desarrollan en un ambiente ácido, por eso mantener el cuerpo en estado alcalino aleja muchas enfermedades. Mantén a raya el estrés; respirar rápidamente libera acidez durante un corto espacio de tiempo, si la situación persiste, el organismo liberará minerales para intentar neutralizar esta acidez, entre los cuales se encuentra el calcio, necesario para los huesos sobre todo en las mujeres. Respirar hondo ayuda a alcalinizar tu pH sin recurrir a una dieta detox.

Tu piel necesita desintoxicarse.

Porque no solo debes dar descanso a tu cuerpo, sino también a tu piel y tu mente, un buen plan detox no puede olvidarse de estos dos puntos. Ya sabes que nuestra piel es el órgano con más extensión de tu cuerpo, por eso merece un cuidado especial. Empieza por hacer una exfoliación en la ducha con un scrub o un cepillo de cerdas naturales, para luego hidratar a fondo de manera profunda. Si fumas o vives en una ciudad, es importante prestar atención al rostro y hacer limpieza con masaje con ayuda de espumas o micro peelings. "Lo ideal sería limpiar la piel tres veces al día y durante una semana aplicar solo un sérum ligero, con base de agua", nos aconseja la doctora Lorena Vela, especialista en Hidrología.

Recetas sencillas para hacer en casa.

Desde FitFood nos dan dos recetas de batidos verdes, fáciles de hacer en casa y con productos al alcance de tu mano.

'Skinny Greens': Con espinacas, pepino, manzana, piña, jengibre y limón. Muy depurativo y alcalinizante, es bueno para adelgazar y al llevar casi la misma cantidad de fruta que de verdura, tiene un sabor espectacular. El jengibre es beneficioso para el colon.

Zumo 'Too Hot': Añade naranja, limón, cúrcuma, agua alcalina y cayena. Con propiedades antinflamatorias, desintoxicantes y muy bueno para fortalecer el sistema inmunológico. La cayena hace que tenga un “puntito” picante y la cúrcuma actúa como un tónico estomacal y es un conocido anticancerígeno.