Depilación láser: desterrando falsos mitos

La depilación láser es uno de los avances más importantes de los últimos tiempos, pero existe mucha confusión sobre sus aplicaciones, durabilidad… La Dra. Adriana Ribé, Directora de la plataforma láser Ribe Clinic, aclara verdades y mentiras.

Susana Fernández | Woman.es

“El vello claro o rubio es más complicado de eliminar con láser”.
Dra. Adriana Ribé: Es cierto, puesto que dispone de menor concentración de melanina (pigmento) que es el objetivo del láser. Pero hoy en día, gracias a los lásers de última generación, como el Elite MPX, sí se puede eliminar.

“Es necesario dejar crecer el pelo antes de depilarse”.
Es necesario que no se haya depilado con cera o pinzas unos 10-15 días antes para que exista el tallo del pelo, que será el responsable de conducir la energía del láser desde la piel a la matriz del pelo (lo que queremos destruir). Pero se puede depilar perfectamente con cuchilla.

“No se puede realizar la depilación con láser en verano”.
No es cierto, se puede realizar todo el año, la única contraindicación es la piel bronceada. Si es verano, y se toma el sol con protección o se depilan zonas cubiertas como las axilas, no hay ningún problema. De todas formas, como los intervalos entre sesiones son de 2-3 meses, se puede hacer una sesión antes del verano, y otra después, cuando el bronceado haya desaparecido.

“No se puede tomar el sol después de la depilación láser”.
Sí se puede, pero como en algunos pacientes la piel puede quedar más sensible, se aconseja utilizar factor de protección solar alto.

“La depilación láser es dolorosa”.
Se nota el calor de la luz del láser, que puede ser molesto en algunos pacientes. Para mitigarlo, se utiliza, en combinación con el láser, un sistema de aire frío a -10 grados para calmar. La depilación con láser es mucho menos dolorosa que la depilación con cera, por ejemplo.

“El vello vuelve a salir con el tiempo”.
En el cuerpo no. En la cara, si hay estímulo hormonal, puede salir un poco de vello, pero en mucha menor cantidad y mucho más fino que en el inicio.

El láser alejandrita de pulso variable
Es el láser específico para la eliminación del pelo, ya que actúa sobre la melanina del vello. Gracias a su pulso variable se adapta a todos los tonos de piel, color y grosor del pelo, permitiendo eliminar el vello de forma eficaz en cada caso. “La luz del láser se transforma en calor, que llega a la profundidad de la piel y por un mecanismo térmico destruye de forma específica y permanente la matriz del pelo”, comenta la Dra. Ribé.

Son aconsejables unas 6 sesiones (1 cada 2/3 meses) para la eliminación definitiva del pelo (90%). En algunos casos, para una eliminación total, la doctora recomienda realizar una o dos sesiones más en un intervalo de seis meses.