El tamaño de tus platos es crucial | ISTOCK

La decoración de tu casa te puede ayudar a perder kilos

Cambia el color de tus platos, notarás la diferencia.  

 

Paola Lei | Woman.es

Si tu objetivo para 2017 es perder kilos, en lugar de pintar las paredes de tu casa debes invertir en una vajilla de colores oscuros o muy claros. El asunto es que la comida contraste con el fondo. Te contamos por qué. Un estudio del Laboratorio Brand and Food de la Universidad de Cornell descubrió que cuando las comidas contrastan poco con el fondo del plato, imaginemos unos fetuccine Alfredo en un plato blanco, nos servimos casi un 30% más que si esos mismos fetuccines lo comemos en un plato rojo. Si vas a comer pescado blanco lo ideal es usar un plato oscuro, y si vas a comer alubias negras, lo mejor es hacerlo en un plato blanco. El objetivo es conseguir ese contraste que te ayude a servirte porciones más pequeñas.

Plato rojo | ISTOCK

Pon a tu alcance solo los platos pequeños

Es difícil ser exactos con las porciones de comida pero si usas un plato pequeño tienes más posibilidades de acertar que si te sirves en un bol o en un plato grande. Un estudio realizado con nutricionistas y publicado en la American Journal of Preventive Medicine asegura que cuando estos expertos se servían en un bol solían comer un 31% más de helado que cuando lo hacían en un bol pequeño.

Coloca un espejo frente a la mesa de comer

Quizás la cocina no sea el lugar más clásico para poner un espejo pero puede ayudarte en tu cruzada contra los kilos de más. Un estudio de 2016 reveló que la gente que comía tarta de chocolate  en una habitación frente a un espejo lo encontraba menos placentero que aquellos que comían lo mismo sin mirarse al espejo. Al parecer tiene que ver con la mala conciencia de verse a uno mismo tragar calorías porque el espejo no afectaba, por ejemplo, a la cantidad de ensalada de frutas que esas mismas personas comían.

Saca el televisor de la cocina

Y mientras comes también aparta el teléfono de la mesa. Que nada te distraiga para que comas con conciencia y dejes de hacerlo cuando se te acabe el hambre. Ni antes ni después. Evitando las distracciones también dejarás de comer las calorías que no necesites.  

Tags:

salud