D.R.

Todo lo que debes saber sobre el embarazo se resume en 100 palabras

¿Estás embarazada? ¿Te preocupa no saber muchas cosas sobre esta nueva situación? Un manual resuelve tus dudas explicándote 100 palabras.

Araceli Ocaña | Woman.es

El "miedo" al parto, la "dieta", las "posturas para amamantar", el "amor/odio"... Hay muchos términos que rodean al embarazo y cuyo significado o relación con el mismo a veces resulta desconocido (sobre todo por el reparo que suele dar preguntar).

Para solventarlos, José Luis Serrano, pediatra, y Pere Trilla, Licenciado en Filología Hispánica, han editado '100 palabras esenciales para tu embarazo', una guía en la que encontrar todo aquello que te preguntas y desconoces cuando vas a ser madre (o padre).

¿En qué consiste ‘100 palabras esenciales para tu embarazo’? ¿Es un manual?

Es un libro que a través de 100 palabras (palabras, conceptos, temas) seleccionadas hace un recorrido por las distintas fases del embarazo, el parto y el postparto. Cada palabra desarrolla un tema o una cuestión que nos ha parecido interesante destacar en todo este largo proceso, y donde ofrecemos consejos e información sobre algunos aspectos o prácticas médicas que, en ocasiones, algunas mujeres no conocen. Se parece mucho a un manual, ya que su formato facilita que sea un libro de consulta de fácil acceso.

¿Cuál es la pregunta que más se repite en consulta?

Una de las preguntas más frecuentes está relacionada con la dieta, qué alimentos se pueden comer y cuáles no. Y cómo puede afectar al feto comer sushi o carnes poco cocinadas, por ejemplo. También les preocupa los cambios de humor, muy habituales durante este proceso (¡y muy normales!, no hay que preocuparse). Durante el postparto una de las mayores dudas versa alrededor de las dificultades para amamantar (cómo hacerlo, en qué periodicidad, etc.)

¿Y la que es más importante y no suele hacerse? 

Una de las preguntas que casi nunca se hacen, y que es importante para la tranquilidad de la embarazada es si son normales (o naturales) todos esos cambios que tanto la preocupan (alteraciones hormonales que afectan al físico, al humor, etc.)

Como  todo este proceso está tan medicalizado, es difícil hacerles ver que (salvo embarazos de riesgo) están en un proceso natural y que es necesario "normalizar" el embarazo, el parto y la crianza. Es preciso que las madres se empoderen, que tomen el poder y vuelvan a confiar en la autorregulación de su organismo y también en su instinto y en el del bebé, que sabrá reclamar sus necesidades. No es preciso recurrir a normas rígidas, horarios preestablecidos para dormir, lactar, etc. Sin embargo, este proceso de "normalización" no suprime la necesidad e importancia de una buena formación, especialmente los cursos de preparación al parto.

¿Hay falta de información, en general?

Sí,  y también falta de formación. Por ejemplo, como se trata de un proceso tan natural muchas "madres veteranas" se creen que porque dieron a luz hace 20 ó 30 años tienen el poder de dar consejos a su hija a diestro y siniestro. El apoyo familiar, en especial el de la madre de la embarazada (que también tratamos en el libro) es muy importante, pero hay que ser precavido a la hora de aceptar según qué consejos o prácticas de educación. Por ello es tan importante la formación y hacerse una idea propia sobre cómo llevar el embarazo o cómo criar al bebé.

¿Creéis que es internet una buena herramienta para informarse?

Creemos que es una buena herramienta para obtener información de carácter descriptivo. Por ejemplo, si alguien quiere saber que es el "meconio" en internet encontrará rápidamente la respuesta. Pero cuando se trata de buscar consejo, creemos que los libros aportan mucha más credibilidad que todos los foros juntos (por mucho que haya casos en que alguien pueda encontrar en la red el apoyo que buscaba).

¿Cuál es el error más común por parte de las embarazadas, familiares, amigos? 

El error más común en las embarazadas es no confiar en ellas mismas durante todo el proceso. Aquí entran en juego sus miedos, que en ocasiones las paralizan y las hacen dudar. Por parte de los familiares uno de sus mayores errores es dar consejos sin que se hayan pedido, y también invadir la intimidad de la pareja (especialmente durante los primeros días tras el nacimiento), con visitas innecesarias que a veces atienden más a su propia necesidad (de ejercer de abuela, de ver al bebé, etc.) que no a las prioridades de la pareja y su bebé.

¿Qué palabra es menos conocida y sin embargo es igual de vital que el resto?

Un tema muy poco conocido y de gran relevancia es el del apego y el del amor/odio, que tienen que ver con los sentimientos que se despiertan en la nueva familia. Afectos entre madre-hijo, madre-pareja, padre-hijo, padre-pareja.

¿Y vuestra favorita?

Una de nuestras palabras favoritas que tratamos en el libro es el "miedo", ya que creemos que es un factor que suele aparecer cuando una mujer se enfrenta al parto. Aunque existen muchos miedos durante la gestación (y muchos más a lo largo de la vida en familia), en el libro nos centramos sobre todo en hablar del "miedo al parto", ya que es una cuestión que en cierto modo paraliza a muchas mujeres y que les hace afrontar esta etapa tan bonita y enriquecedora de una forma un tanto condicionadas. Por ello abogamos que para superar este miedo es importante mantener una actitud positiva y abierta. Nada de "que me saquen ya al niño, rápido, rápido, y que no me duela"; sino estar abierta a la experiencia, ser partícipe y parte completamente activa del parto. Para ello son de gran ayuda las clases de preparación al parto y los consejos que allí dan las matronas, pero también hay una extensa oferta de bibliografía que aporta nuevos enfoques sobre ese momento tan mágico.

Asimismo, la formación adquirida con la matrona contribuirá a reforzar su confianza para amamantar al  bebé (cada pareja madre/hijo debe hacerlo a su manera) y que ello se convierta en una experiencia excelente. En este sentido es importante confiar también en el propio instinto. Y en caso de precisar ayuda (que siempre viene bien) es más recomendable apoyarse en la orientación que puedan ofrecer los profesionales comprometidos que en los consejos de vecinas y demás.