D.R.

Cuatro signos de que el alcohol puede estar dominando tu vida

La mayoría de la gente puede empezar a beber y parar cuando quiera. Aunque no siempre. 

Paola Lei | Woman.es

¿Tienes dudas sobre si tu consumo de alcohol entra dentro de lo normal o, al contrario, constituye un problema que debes afrontar cuando antes? Te facilitamos cuatro síntomas que te pueden ayudar a determinar si es el momento de poner el freno. 

1. Una vez que empiezas a beber no puedes parar

La mayoría de la gente puede beber y, después, dejar de hacerlo cuando desea. Es decir, puede apetecerles una copa de vino en la comida y eso no significa que se van a beber la botella. Pero si has perdido esta capacidad y tienes que beber mientras quede vino en esa botella debes empezar a preocuparte porque estás perdiendo el control.

2. Bebes a solas y medio a escondidas

Tomarte una copa de vino a solas para relajarte después de un mal día no es motivo de preocupación, pero si empieza a volverse un hábito y notas que te apetece beber sin testigos que te juzguen o puedan comentar que bebes demasiado es porque de alguna manera eres consciente de que tu relación con el alcohol no es saludable.

3. Bebes para sentirte 'normal'

Si para sentirte bien en una fiesta o en una cena necesitas beberte primero una copa, probablemente estés confiando demasiado en las propiedades desinhibidoras del alcohol. Otro signo de alarma es si te sientes culpable o te pones a la defensiva cuando alguien te hace un comentario sobre tu manera de beber.

4. Siempre estás poniendo excusas para beber

"Me ayuda a dormir", "mi trabajo es muy estresante", "estoy pasando una mala época"... Si estás buscando coartadas para beber es porque, incluso a ti, te parece que bebes de un modo desorganizado y descontrolado.