GTRES

Cuatro modos de resetearte después del verano

No sufras, el chocolate está en esta lista de que "cosas que hacer para volver a la rutina". 

Paola Lei | Woman.es

Las vacaciones son la época de la autoindulgencia y las licencias con la comida, el tabaco y el sol. Seguro que, a pesar de tus buenas intenciones, te has saltado la mitad de los buenos comportamientos que has conseguido mantener durante todo el año y llevas tres meses de libertad absoluta. Puedes seguir así, pero si deseas volver al buen vivir, aquí te dejamos cuatro modos de resetearte y volver a empezar. 

Come cada tres o cinco horas 

Hazlo, incluso si no te sientes especialmente hambrienta. Comer regularmente puede ayudar a regular las hormonas del apetito y a mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre y la insulina. De esa manera se potencia tu metabolismo, una de las claves para conseguir una rápida pérdida de peso. 

karandaev / ISTOCK

Bebe agua (más) 

Convertir el agua en tu bebida preferida es una de las decisiones nutricionales más impactantes que se pueden adoptar. El agua te ayuda a controlar el apetito y tiene mucho que ver con el buen estado del metabolismo, la digestión y la circulación. Todo esto además puede ser bueno para la piel ya que ayuda a eliminar la retención de líquidos. Es una de las estrategias más rápidas para conseguir un vientre plano

Corta los carbohidratos pero no del todo 

Comer menos carbohidratos te ayudará a perder peso, pero una dieta totalmente libre de carbohidratos dispara el riesgo de tener atracones intempestivos. Al final acabas consumiendo más calorías de la cuenta procedentes de otros nutrientes bajos en carbonos como los frutos secos. Es más conveniente incluir pequeñas porciones de fibras y nutrientes ricos en carbohidratos en cada comida, que sirva de acompañante al resto de la comida y nunca como fuente principal. 

Entrégate al chocolate negro 

Eliminar el azúcar es una muy buena idea en teoría pero en la práctica no es tan fácil evitar que el azúcar nunca se cruce por tu boca. Una fórmula intermedia es optar por el chocolate negro con un 70% de cacao. Varias investigaciones han demostrado que una pequeña cantidad de chocolate negro es suficiente para mantener a raya la necesidad de dulce, y ojo, también de alimentos salados, de nuestro organismo. Además es rico en minerales y antioxidantes y protege al corazón.