Las 4 hormonas que más afectan a las mujeres

Asumámoslo, somos pura química. En nuestro interior bulle un cóctel de hormonas que intervienen en un montón de funciones de nuestro organismo y que sí, a veces se revolucionan y nos llevan de cabeza.

C. Ávila | Woman.es

Cuando las glándulas segregan más de la cuenta o, por el contrario, se quedan cortas, el delicado equilibrio endocrino se rompe y desestabiliza nuestro bienestar físico y emocional. Pueden hacer que nos duela la cabeza, que se nos caiga más el pelo, que nos salga acné o ganemos peso... Pero también ponen del revés nuestra estabilidad emocional: de ellas depende nuestro estado de ánimo, nuestro humor, el deseo sexual, y pueden ser las responsables de crisis de ansiedad y estados depresivos… Estas son cuatro de las más alborotadoras:

1. ESTRÓGENOS

Son las principales hormonas femeninas, responsables de la maduración física y sexual propia de las mujeres. Pero intervienen también en otros procesos como el crecimiento de los tejidos, el sistema cardiovascular y en la salud de huesos y cabello.

Si los niveles bajan… pueden provocar un amplio repertorio de síntomas: piel seca, aumento de peso, pérdida de cabello, retención de líquidos, dolores articulares… Por no hablar de los aspectos psicológicos: ansiedad, cambios de humor…

Si los niveles suben… puede estimular el desarrollo de los tejidos y derivar en problemas como endometritis o fibromas de ovario que, a su vez, pueden desembocar en cáncer de mama, útero, ovarios…

2. TESTOSTERONA

En un andrógeno que, aunque se considera la hormona masculina, también la produce el organismo de las mujeres y menos mal, porque es en gran medida la responsable de nuestro deseo sexual y de las sensaciones placenteras que produce. También contribuye a la resistencia ósea, al desarrollo de la masa muscular y la fuerza, a la sensación general de bienestar y al nivel de energía.

Si los niveles suben… se estimula el crecimiento del vello facial y corporal, el aumento de la masa muscular y de la agresividad e irritabilidad.

Si los niveles bajan… se relaciona con pérdida de libido, de fuerza y tono musculares, cansancio e insomnio, pérdida de memoria y dificultades de concentración.

3. TIROÍDEAS

Estas hormonas participan en casi todas las funciones básicas de nuestro organismo: regula el metabolismo y la temperatura corporal, favorece la asimilación de los nutrientes y es necesaria para el crecimiento y para el funcionamiento del sistema nervioso, para la creación de tejidos, para regular el ritmo cardíaco... así que, es fácil de entender que cuando su actividad se ralentiza o se acelera, se genera una gran revolución.

Si los niveles suben (hipertiroidismo)… se disparan la ansiedad, el nerviosismo y la incapacidad para relajarse. Se producen, además, un pérdida brusca de peso, calor, taquicardias….

Si los niveles bajan (hipotiroidismo)... los síntomas más comunes son el cansancio, la intolerancia al frío, piel seca, cabello y uñas quebradizos, aumento de peso, somnolencia, depresión…

4. CORTISOL

Es la encargada de regular la respuesta del organismo ante situaciones de estrés, controlando la producción de adrenalina. Esta hormona hace que el organismo libere glucosa a la sangre para enviar cantidades masivas de energía a los músculos. Además ayuda a regular la presión arterial y el sistema inmune.

Si los niveles suben… se producen muchos problemas metabólicos y aumento de peso porque provoca altera el equilibrio glucémico, estimula el apetito y los antojos de alimentos ricos en calorías. Notarás también cambios de humor, ganas de llorar aparentemente inexplicables, dolores de cabeza y musculares, fatiga, falta de concentración, ansiedad y taquicardias.

Si los niveles bajan… se hará notar la debilidad, la deshidratación y una disminución en la capacidad para combatir infecciones y en la tolerancia a las situaciones de estrés.