Kristen Stewart, no demasiado contenta en un fotograma de Personal shopper'. | IMDB

Seis pensamientos que debes evitar si no quieres sentirte miserable

¿Por qué autoflagelarse? ¡Empieza el año con buen pie!

Paola Lei | Woman.es

"No te conviertas en tu peor enemigo", sería el mejor consejo para empezar el nuevo año. Porque tus patrones de pensamiento serán los que te harán más daño y te harán sentir peor, mucho peor de lo que podría conseguir tu peor enemigo. Estos patrones de pensamiento son malos hábitos que paralizan y te hacen sentir que no vales nada. Conviene identificarlos para cuando aparezcan por tu cabeza dejarlos pasar y expulsarlos de inmediato. Estos son:

1. Te tratas a ti mismo fatal

Te pruebas unos vaqueros, te miras al espejo y piensas: "Soy una ballena". Pues bien, eres víctima de tus propias agresiones. El tono con el que una se habla y las cosas que una piensa sobre sí misma son importantes para situarse en el mundo.

¿Eres de las que te recriminas cuando te equivocas, te insultas y te haces sentir culpable? Si la respuesta es positiva, debes saber que ese diálogo interno en el que tú quedas tan mal parado va a hacerte mucho daño y va a dejar tocada tu autoestima. No te tomes tan en serio, perdónate y date oportunidades.

2. Nunca pides ayuda

Eres siempre fuerte y perfecta, y evitas compartir tus rollos emocionales incluso en tu círculo más cercano. Te lo tragas todo y no pides opinión, llevas esa carga contigo y ningún amigo puede ayudarte, sobre todo porque no están informados de lo que te preocupa. Tienes miedo a parecer frágil o excesivamente necesitado de ayuda.

3. Te comparas constantemente con los demás

Entras a Facebook e inmediatamente te sientes mal, todos tienen una vida ahí fuera mientras tú llevas todo el fin de semana en el sofá. Cuando te comparas con los demás pierdes el tiempo y no tienes nada que ganar. Mejor será que te concentres en lo bueno que tienes y vivas tu vida.

4. Te autoboicoteas

No necesitas que nadie te critique, ya estás tú ahí para ponerte verde. Nadie habla peor de ti que tú misma

5. Te sientes como una impostora

Si te promocionan a un puesto mejor piensas que no es por tus méritos, sino porque la política de empresa ha mandado a promocionar mujeres. No crees en tu valía y eres la primera en ponerte en duda todo el tiempo. Necesitas creer en tus capacidades y contar hasta diez antes de criticarte a ti misma.

¿Asustada ante nuevos retos? | SIphotography / ISTOCK

6. Necesitas buscar la aprobación de todo el mundo

No hay nada de malo en hacer sentir feliz a los otros siempre que eso no te haga hacer cosas que no te apetecen. Eres más libre si aprendes a decir que no y a renunciar a la aprobación de todos. Es imposible gustar a todo el mundo.