Cinco hábitos para perder peso que no tienen nada que ver con una dieta

Cambios sencillos en tu día a día que te ayudarán a adelgazar. 

Paola Lei | Woman.es

Pon la comida sana (frutas y verduras) en un sitio visible y accessible

Una revisión de 112 estudios realizada por la Universidad de Cornell concluyó que las personas hacían mejores elecciones de comida cuando los alimentos sanos estaban a la vista y al alcance. Es decir la fruta pelada y cortada en un bol, la verdura lavada, etc. Solo hay que observar lo fácil que es de comer la comida basura.

Diseña tus ensaladas y platos saludables con un poco de arte

Es el resultado de una investigación de la Universidad de Oxford que reveló que las personas comían más e incluso estaban dispuestos a pagar más dinero si las verduras estaban dispuestas en líneas o las frutas estaban colocadas con algo de gracia en el plato. En cambio si estaban apiladas apenas las probaban.

Come algo antes de ir al supermercado (y no vayas si estás enfadada)

Un estudio de 2013 realizado por la Universidad de Cornell reveló que si te saltas alguna comida antes de ir de compras tienen más riesgo de comprar comida poco saludable. Igualmente si vas enfadada buscarás en la comida consuelo para tus cuitas. Ese premio de consolación casi siempre tiene forma de helado y sabor a chocolate.

Exponte a la luz del sol por las mañanas

El tiempo y la intensidad a la que te expones a la luz natural afecta significativamente a tu peso. Las personas que toman el sol moderadamente por las mañanas suelen tener un índice de masa corporal menor que los que no se exponen nada a la luz solar, según una investigación realizada en la Universidad de Northwestern. La luz influye en los ritmos circadianos, el metabolismo y la regulación del peso.

No comas mientras estás distraída

Si comes navegando por Internet o mirando la tele no estarás concentrado y acabarás comiendo más de la cuenta o con la sensación de que no has comido nada. Te volverás a servir.

Tags:

dieta