Photo by Kinga Cichewicz en Unsplash

Por qué no debes tomar una pastilla para dormir cada noche

Las pastillas o píldoras para dormir son muy populares entre los adultos del primer mundo, pero ¿tienen riesgos para nuestra salud?

Paola Lei | Woman.es

Cientos de miles de personas lo hacen porque les cuesta conciliar el noche. Las píldoras para dormir son muy populares entre los adultos del primer mundo pero son ya varios los estudios que demuestran que el uso de estas pastillas a largo plazo pueden tener importantes efectos secundarios.

Algunos de estos fármacos como la Dormidina, que no necesitan receta, contienen sustancias antihistamínicas que bloquean la actividad de algunos químicos del cerebro que tienen un papel importante en la activación muscular, la atención, el aprendizaje y la memoria.

Dormir a oscuras. | ISTOCK

Como resultado de este bloqueo se producen otros efectos como el estreñimiento y la confusión, sobre todo en las personas mayores a quienes se desaconseja especialmente su consumo. Al parecer, también incrementa el riesgo de desarrollar una demencia, aunque esta relación no se ha comprobado al 100 por ciento.  Dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos y alucinaciones son otros de los trastornos que se han relacionado con el consumo diario de pastillas para dormir, sobre todo con los hipnóticos que son otros de los dieta.

Un estudio publicado en el British Medical Journal se dedicó a determinar los riesgos de tomar hipnóticos a largo plazo en más de 30.000 adultos, y descubrió que las personas que tomaban más de 132 dosis al año (esto es tomar una píldora cada dos o tres días) tenían un 35% más de riesgo de sufrir cáncer comparados con los que nunca tomaban nada para dormir. 

Tags:

salud